Lunes, 11 Marzo 2019 14:48

El Químico FarmacoBiólogo (QFB)

Written by Redacción Universo Laboral

Existen carreras que dejan huella positiva en el país por lo que representan, por lo que producen. Dentro de las ciencias de la salud en la subárea de concentración química de la salud se encuentra una profesión por demás fascinante: la química farmacobiológica.

Esta profesión ha despertado el interés de muchas universidades, empresas y naciones enteras. Actualmente las principales empresas farmacéuticas del país (Novartis, Pfizer, Wyeth, Roche, Dow), laboratorios de prestigio, y la industria química emplean a muchos profesionales de esta área, al igual que lo efectúa el sector público. Pero empecemos por el principio y definamos ¿qué es y qué hace un QFB?

¿Qué es un QFB?

La M.C.Teresa Olivo Rosales, Gerente de Asuntos Regulatorios  División Pharma de Novartis México define al QFB como un profesional que es capaz de: medir, evaluar e investigar los parámetros bioquímicos en todos los seres vivos mediante la aplicación de las ciencias exactas. Efectúa análisis clínicos para el diagnóstico y establece sistemas de control de calidad y realiza la administración de los laboratorios de análisis químico clínicos. Participa en la detección y solución de los problemas de salud e higiene pública, en sus aspectos metodológicos y legales. Participa en el diseño y evaluación de preparaciones alimenticias para asegurar su calidad y verifica el cumplimiento de normas oficiales. Establece y desarrolla el control de calidad durante la fabricación, empaque  y distribución de alimentos, fármacos y medicamentos. Evalúa el control de calidad en las distintas fases de los aspectos químicos, fisicoquímicos, farmacológicos, toxicológicos y microbiológicos de fármacos, farmoquímicos, sustancias auxiliares y cosméticos, entre muchas habilidades más.

Áreas de desarrollo

El químico farmacéutico en el campo alimentario tiene como meta garantizar la calidad  de los alimentos y desarrollar nuevos procesos o nuevos productos que tengan valor nutritivo y estén libres de sustancias nocivas para la salud del hombre.

En el área ambiental, se ocupa de controlar y minimizar la contaminación de agua, aire y tierra, elementos que interactúan con el hombre y que son necesarios para la generación de los alimentos que la humanidad requiere.

En el área de diagnóstico, debe estar atento al desarrollo de metodologías analíticas que permitan mediciones sensibles y específicas desde el punto de vista clínico y analítico.

En lo referente al área farmacéutica se enfoca en ofrecer cuidado farmacéutico al mejorar el uso de los medicamentos.

El QFB posee conocimientos tan bastos que puede ofrecer sus servicios en: control de calidad de materias primas y producto terminado, control de procesos, análisis-estadístico, implementación de normas, procedimientos, control de calidad en la industria de alimentos; aportar su experiencia en laboratorios de investigación y microbiología; puede ser empleado para efectuar pruebas periciales; en la industria farmacéutica puede dirigir el departamento de control de calidad, efectuar análisis farmacéuticos y conocer y aplicar los principales aspectos de los sistemas legales de la industria farmacéutica y de la legislación sanitaria, etcétera.

Oportunidades a futuro

Ya sabemos qué es y qué puede hacer un QFB, pero existe un punto medular que no hemos tocado: ¿Qué áreas de oportunidad podrán y deberán ser explotadas en el mediano y largo plazo por los estudiantes y profesionales de esta carrera?

La M.C. Teresa Olivo señala que en Novartis las áreas de desarrollo particular con las que cuenta la empresa son: Control de Calidad, Producción, Asuntos Regulatorios, Planeación y Suministro y Servicios Técnicos y menciona que existen áreas de especialidad en las cuales existan muchas posibilidades de desarrollo como: la Biotecnología (tecnología basada en la biología, especialmente usada en agricultura, farmacia, ciencia de los alimentos, ciencias forestales y medicina) y la Genómica (conjunto de ciencias y técnicas dedicadas al estudio integral del funcionamiento, la evolución y el origen de los genomas o material genético contenido en las células).

Por otro lado, en la página del departamento de ciencias químico biológicas de la Universidad de Sonora se señala que: “La terminación del proyecto de genoma humano y los avances tecnológicos incluyendo el desarrollo de la nanotecnología (tecnología de los materiales y de las estructuras en la que el orden de magnitud se mide en nanómetros, con aplicación a la física, la química y la biología), son actualmente los esfuerzos conductores de la investigación en química. Esto significa que esta disciplina es central para cualquier nueva tecnología que exista. También es preciso señalar que nuestro mundo es material por lo que la producción y estudio de nuevos materiales continuará siendo vital”.

Ronald Breslow, Miembro de la Academia Nacional de Ciencias de EUA (1974-77) y autor de más de 400 publicaciones y Andoni Garritz, Director de la Facultad de Química de la UNAM (1993-97) y autor de más de 150 artículos publicaron algunos retos de la química para el siglo XXI (nanotecnología, bioquímica, química medicinal, alimentación, materiales, ambientales, energía, sociales, terrorismo, cómputo y síntesis):

“Aprender por qué las enzimas son tan efectivas, de tal manera que podamos diseñar catalizadores biomiméticos artificiales que funcionen como las mejores enzimas, Tener la composición del genoma abre la posibilidad de conocer los genes que intervienen en los procesos de desarrollo normal y patológicos, desarrollar el área de biointegración, desarrollar agentes antivirales efectivos y nuevos antibióticos, hacer la síntesis de un compuesto capaz de llevar a cabo la fijación de nitrógeno atmosférico a condiciones ambientales, requerimos materiales mejorados, probablemente compositos (cualquier material constituido por más de un componente) basados en resinas o en cerámicas que sean estables a altas temperaturas y fácilmente maquinados; materiales con propiedades eléctricas y ópticas útiles, incluyendo superconductores de alta temperatura, desarrollar catalizadores selectivos, insecticidas que no perjudiquen a objetivos que no sea nuestra intención infectar, reconstituir la capa de ozono en la estratosfera, almacenar y transportar hidrógeno con seguridad para usarse en automóviles, producción de anticonceptivos femeninos y masculinos más seguros, aprender  sobre las fuerzas de interacción intermolecular no covalentes, responsables del reconocimiento molecular, así como de los cambios conformacionales que resultan de la asociación, entre muchos otros retos”.

Read 3473 times

Las más leídas

Últimas Publicaciones