Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

ABC de la búsqueda del empleo

calendariocompetenciascurriculumentrevistaimagenagendapruebas psicometricassueldos

Las veinte zonas peligrosas de una entrevista de trabajo

Las-veinte-zonas-peligrosas-de-una-entrevista-de-trabajo 

Triunfar en una entrevista laboral implica dejar en el reclutador la impresión firme de que eres una persona confiable, segura, competente, honesta, discreta y psicológicamente estable. Tener una entrevista de trabajo exitosa es algo que se puede aprender. El objetivo final, claro está, es obtener el puesto de trabajo, pero como bien saben muchos profesionales, hay muchos factores en juego y no siempre tener un buen encuentro y obtener el cargo van de la mano.

A veces la empresa decide no cubrir esa vacante. En ocasiones no pueden ofrecerte el salario que necesitas. En otras, estás sobrecalificado o necesitan a alguien con experiencia profesional diferente. Pero que quede muy claro: no quedarse con el empleo no significa haber fracasado. Se fracasa cuando dejas una mala impresión.

entrevista 01

Recuerda algo: la entrevista  es un proceso de venta de tus talentos, y todos los buenos vendedores saben que hay que sembrar para el futuro. Nunca sabes cuando un contacto rendirá fruto. Así que la consigna es: entrevista que consigas, entrevista que debes realizar con excelencia, poniendo el 100% de ti mismo.

Nuestra misión en Grupo Universo Laboral es ofrecerte la información de más alta calidad para tu éxito. De nuestras conversaciones con expertos y nuestro amplio acervo informativo, hemos concluido que existen 20 zonas peligrosas en  la entrevista de trabajo y  te presentamos la manera de salir bien librado de ellas.  El orden en el que las presentamos no es indicador de su importancia, ya que todas son igualmente relevantes.

 

 

1.- Impuntualidad 11.- Discreción
2.- Currículum Vitae 12.- El sueldo
3.- Sencillez 13.- Funciones del puesto
4.- Pruebas Psicométricas 14.- Imagen Personal  
5.- Honestidad 15.- Autoconocimiento
6.- Lenguaje Corporal 16.- Relación con el entrevistador
7.- Expresión Verbal 17.- Comportamiento durante la entrevista
8.- Trayectoria 18.- Preguntas
9.- Datos personales 19.- Señales de alerta
10.- Temas personales 20.- Conocimiento del puesto y de  la empresa

 


Impuntualidad

 

La maestra Ángeles Vecci, reclutadora independiente,  nos aconseja que “si el candidato no encuentra la dirección, se le hizo tarde o cualquier otra causa, lo mejor es hablar y avisar el motivo por el cual no se presenta a tiempo”, para que se le tome en cuenta su atención.

Karina Arellano Martínez, Jefa  de  Reclutamiento y Selección en Grupo Comex también refiere que en su experiencia, llegar tarde es un error muy frecuente.

Pero la impuntualidad tiene otro rostro: llegar demasiado temprano. Gloria Varela—consultora con más de 30 años de experiencia—dice que no es tan frecuente como llegar tarde, pero se presenta más de lo debido. Las personas que se adelantan demasiado a su hora de entrevista (llegan temprano “por si las dudas”) “transmiten rigidez e inseguridad”  y ejercen  presión sobre el reclutador.

La puntualidad es llegar a la hora exacta.  


Currículum Vitae

 

Para Karina Arellano es un  error grave y bastante frecuente que los candidatos se presenten a la entrevista sin llevar su Currículum Vitae impreso. Según la Maestra Vecci, hay candidatos que presentan un CV desordenado “y con poca limpieza”. Isidro Verde, Gerente de Relaciones Laborales de Nadro de México dice que una grave y frecuente equivocación es presentar  un CV con errores ortográficos. 

 


Sencillez

 

Carlos García Muñoz, Director de Relaciones Públicas  de la Asociación Mexicana de Comunicadores (AMCO) comentó que “ser soberbio” es un error que frecuentemente cometen los candidatos. Ten cuidado: no solamente te presentas ante un entrevistador, sino ante todo el personal de la empresa. Es un error bastante frecuente en los candidatos mostrar arrogancia o indiferencia ante el vigilante de la puerta, la recepcionista o las secretarias. Muchas personas solo son atentos con quienes consideran que tienen poder de ayudarlos. 

 


 

Pruebas Psicométricas

Este es un error muy grave y que prácticamente nadie menciona. De acuerdo con la reclutadora Gloria Varela, algunos candidatos  han participado en  numerosos  procesos  de selección  y  han hecho varias veces las pruebas psicométricas más comunes y por eso algunos intentan responder de forma que el resultado sea totalmente positivo. Creen que son “expertos” en dicha prueba. Pero debes saber que todos los instrumentos de medición psicométrica indican cuando la persona está intentando manipular los resultados y ese solo hecho te podría descalificar de un proceso de selección. 

 


 

Honestidad

Durante la entrevista de trabajo hay muchos momentos en que se puede caer en la tentación de mentir o disfrazar un poquito la realidad. Desde la disculpa que ofreces por haber llegado un par de minutos tarde, hasta la manera de explicar porqué  tienes seis meses sin empleo. Los reclutadores son expertos en comportamiento humano, no lo olvides, y aunque muchos sonrían cuando les dices una mentira, se están dando cuenta  de tu falta de honestidad.

Para Margarita Vidal Hernández, Gerente de Recursos Humanos de  Camiones Oaxaca, “uno de los errores más frecuentes es el falsear información”. Patricia Ríos, de Gestión del Talento Humano, en Nicaragua, asegura que uno de los errores más molestos para un reclutador  “es que las personas mientan. Considero que aún con malas experiencias es bueno transparentar la información”.

Recuerda que durante la entrevista o posterior a ella, el reclutador tiene medios de comprobar la veracidad de toda la información. Mentir es un error que te puede traer graves consecuencias.

 


 Lenguaje corporal

Tu cuerpo habla de ti, de quién eres y de lo que estás sintiendo en un momento dado. Durante la entrevista, tu lenguaje corporal debe comunicar equilibrio emocional, seguridad, sensatez, serenidad y respeto (más no sumisión) hacia el entrevistador.  Es un error frecuente que los entrevistados no sean conscientes de que están expresando su nerviosismo con movimientos como agitar el pie, tamborilear en la mesa, morderse los labios o retorcerse las manos. 

Ángeles Vecci dice que algunas personas se inclinan mucho hacia delante, acercándose demasiado al entrevistador, invadiendo su espacio personal. Carlos Muñoz considera que un candidato que “no mira a los ojos a su entrevistador”, está cometiendo una equivocación importante. 

 


 

 Expresión verbal

Durante una entrevista de trabajo no solamente queda de manifiesto tu nivel de lenguaje, que deberá ser de total dominio en lo que a tu especialidad se refiere. También queda de manifiesto tu estilo de comunicación y tu nivel de cultura general.

A partir de tu forma de hablar,  el reclutador notará de qué manera sueles comunicarte con otras personas, evaluando así tu capacidad de interacción con otros, de tomar acuerdos, de enfrentar conflictos, negociar y ofrecer soluciones.

Responder a las preguntas con evasivas, bromas, “puntadas” ingeniosas,  cambiando el tema o dando explicaciones larguísimas para algo muy simple le da pie al reclutador a extraer conclusiones de tu persona que no te favorecerán. Lo mejor es ser claro, comprensible y directo, ya que esto habla de que eres una persona que no tiene nada vergonzoso que ocultar y además, que se sabe comunicar eficazmente. 

 


 

Trayectoria

Esta zona es muy relevante y dado que finalmente, en la entrevista se trata de evaluar tus competencias, resulta ser de primera importancia la manera de manejar el tema de tu trayectoria.

¿Dónde nos equivocamos con mayor frecuencia?

  • Periodos de desempleo. Habla con sinceridad de los periodos de inactividad profesional. En nuestra época es normal cambiar de trabajo con frecuencia y pasar varios meses en la búsqueda.
  • Logros.  Es un error  ‘inflar’ los logros  y también no saber destacarlos. Además, es una equivocación frecuente  en los candidatos atribuirse de forma personal logros que fueron responsabilidad de todo un equipo.
  • Formación. Hay personas que aseguran tener una “especialidad” en cierta área cuando lo que tomaron fue un seminario de fin de semana. O tener una licenciatura cuando aún se deben materias. Peor aún, hay personas que presentan títulos profesionales falsificados. Esto último no solamente es nocivo para la imagen profesional, sino que además constituye un grave delito penado con cárcel.
  • Cargos anteriores. Por miedo a quedar mal por haber tenido periodos de inactividad laboral, muchas personas se inventan puestos y empresas. Algunos utilizan los nombres de los negocios de familiares o amigos para añadir a su CV, con cargos inventados. Sobra decir que una empresa posee los recursos para investigar la veracidad de cada uno de los datos que le da un candidato.
  • Idiomas. Es frecuente exagerar el nivel de dominio de un idioma, y usualmente esto ocurre porque muchos no lo tienen claro. Piensan que su nivel es mayor de lo que es. Lo mejor es poder presentar una certificación oficial, como el TOEFL o el TOEIC y si no es posible, entonces estimar el dominio del idioma de forma modesta. 

 


 

Datos personales

Si bien la falsedad de los datos personales  no es un error mayoritario, los reclutadores se han topado con él de manera lo bastante frecuente como para señalarlo.

Gloria Varela nos comentó que se ha encontrado con casos en que ciertos candidatos no dan la dirección real  de su domicilio, sino que dan la de un conocido o familiar, por la sencilla razón de que sienten avergonzados de la colonia donde viven. Aunque pudiera parecer que no es una mentira grave, ya que, razonan, no están dando la dirección de un desconocido, esto habla de la inseguridad del candidato y su baja autoestima. En muchos puestos, estos rasgos de personalidad bastan para descalificar a una persona. 

 


 

Temas personales

A veces no se puede evitar el tema personal durante la entrevista laboral. Por ejemplo, al preguntar a una candidata el porqué dejó de trabajar tres años, ella hablará de que se retiró para ser madre y quizá tenga que abundar un poco en el tema. Pero hay que saber cómo manejarse para no traspasar el límite apropiado. Una buena regla es: no revelar información privada de ninguno de los miembros de tu familia, ni temas propios que no tengan incidencia directa sobre tu capacidad de hacerte cargo de este empleo.  Y por supuesto: no confundir al psicólogo laboral que te entrevista con un terapeuta. 

  


 

Discreción

La indiscreción es de los errores que menos se perdonan, ya que en la mayoría de los cargos se requiere contar con personas confiables y capaces de guardar información delicada. Un candidato se muestra indiscreto cuando habla mal de compañeros, jefes y empresas anteriores. Monica Inés Nieto Velasco, psicóloga laboral independiente que ejerce en Uruguay, nos comentó que uno de los errores que ella más toma en cuenta es el “hablar mal de compañeros, jefes y empresas anteriores”  al tiempo de no hablar claro “respecto a las razones del cese en sus anteriores trabajos”.

Atención aquí, porque si bien se te pide total honestidad en lo que se refiere a tu persona, también esperan que seas discreto cuando se trata de hablar de los demás. Una combinación difícil, pero que te conviene lograr. 


El sueldo

Este es un tema resbaladizo y difícil. ¿Cómo tratarlo? Todo depende de la manera en que se haya formulado la oferta de trabajo.

Muchas veces se publica el salario dentro de la vacante, y por eso, sobra preguntar cuánto pagan. Otras ocasiones debes llenar una solicitud en donde expreses tu pretensión salarial. En este caso, señala un rango aproximado, conforme al valor de tu puesto en el mercado laboral. Si en la vacante se habla de un salario negociable, espera a que el tema lo aborde el entrevistador. Sea que te pregunte directamente tus pretensiones o sea que te haga una oferta, nuestro consejo es que esperes a que él o ella aborde el punto. 

 


 


Funciones del puesto

Cuando te presentas a una vacante, es obligado que tengas un concepto bastante completo de lo que necesitan de ti, dado que se supone que eres especialista en dicha área. Pero ha ocurrido, según nos comentó Mónica Inés Velasco, que hay candidatos que se postularon para todos los puestos que pudieron dentro de una misma empresa, y cuando los llaman a entrevista ¡ni siquiera saben para qué cargo los están entrevistando!

Otra forma de equivocarse en esta área es hacer preguntas que impliquen que el candidato está dispuesto al mínimo esfuerzo. Cosas como “¿Cuántas faltas se pueden tener al mes?” o “¿Cuánto es el tiempo máximo que dan para la comida?”

 

 

 


 

Imagen personal

Tu vestimenta y peinado deben hablar de ti, pero no a gritos. Debes ir con un atuendo correcto y apropiado al ambiente laboral al que perteneces. Hay ambientes donde está fuera de lugar ir de traje y corbata y otros donde andar de mezclilla es imperdonable. Debes demostrar, mediante tu arreglo personal, que conoces bien los usos de tu medio y que, a pesar de que expresas tu personalidad a través de tu arreglo, eres maduro y discreto. No importa qué tan creativo o informal sea tu ambiente: siempre hay criterios de corrección en cuanto al arreglo personal.

¿Difícil? Para algunos lo es, y mucho. Por eso, tómate el tiempo necesario para estudiar la mejor manera de manejar tu imagen en cuanto a ropa, peinado, accesorios, zapatos y maquillaje. 

 


 

Autoconocimiento

“Háblame de ti”. Es una petición muy común durante una entrevista. El reto es autodescribirte de una manera que comunique al entrevistador que eres la solución que su empresa busca, pero sin arrogancia, ni autoglorificación. En este punto se cometen errores tales como decir “soy perfeccionista”, “soy adicto al trabajo” o “mi peor defecto es que siempre quiero lo mejor”. Estas son frases vacías, todo mundo las dice y ya no impresionan a nadie.

Ponte a pensar, de verdad, en quién eres, como persona y profesional, para que respondas de manera real y efectiva. 

 


 

Relación con el entrevistador

Un entrevistador es alguien que evalúa si serás la persona apropiada para brindar soluciones a su empresa en un área determinada. Ambos son profesionales. Debes partir de una base de mutuo respeto. Ni es un ser todopoderoso ni tampoco está a tu servicio. No le muestres miedo, pero tampoco soberbia.

De acuerdo con varios expertos, en este punto uno de los errores más comunes es intentar manipular  emocionalmente al entrevistador para granjearse su simpatía. Hay quienes hablan de su triste vida para que, por lástima, les den el empleo; quienes son aduladores y hasta quienes coquetean con él o ella para conseguir que les ayude. 

 



Comportamiento durante la entrevista

Ojalá fuera innecesario decirlo, pero lo cierto es que, según muchos expertos, uno de los errores de comportamiento más frecuente es masticar chicle durante la entrevista. Otro error común es  revisar el celular o responder llamadas frente al entrevistador. Es indispensable cuidar los buenos modales al máximo.

 

 



Preguntas

Siempre llega un momento en que el entrevistador te solicitará que hagas preguntas acerca de lo que han platicado. El objetivo de esta petición es saber si has comprendido lo que se te ofrece y si tienes claro lo que deseas para tu carrera. Es un error bastante común en muchos entrevistados no hacer ninguna pregunta en lo absoluto. Es necesario que preguntes y para saber qué y cómo, consulta nuestra guía AQUÍ.

 


 

Señales de alerta

Este punto no es como el resto, en el sentido de que se trate de causar una buena impresión o generar buena relación con el entrevistador. Aquí hablamos de cuidarte, puesto que desafortunadamente, existen empresas incorrectas y cargos dudosos.

Cuando te entrevisten y las cosas no sean claras para ti, que no se te habla con franqueza y que pudieras estar en riesgo de entrar a un trabajo que no es lo que asegura, estás en tu derecho y obligación de abordar todos los puntos que te generen conflicto.  Es un error no hacer caso de las señales que te indican peligro.

 


 

Conocimiento del puesto y de la empresa

No siempre sabemos a qué empresa nos estamos postulando. En ocasiones nos presentamos ante un reclutador independiente que mantendrá confidencial el nombre de su cliente. Pero siempre sabemos el puesto al que aspiramos. Como candidato, es un error presentarse a una entrevista sin investigar lo que se espera de un profesional como tú en diversos ambientes. No importa que hayas cubierto puestos similares, cada giro de negocio tiene sus variaciones.

Rubén Rojas, Maintenance Plant Manager en Goldcorp Inc., nos comentó que uno de los errores frecuentes en los candidatos “es no contar con información sobre la empresa a la que se está postulando y no tener claro el perfil de la posición en la organización”.

Si conoces el nombre de la empresa, es una equivocación enorme no estudiarla antes de presentarse a la entrevista. En estos tiempos, en que puedes encontrar abundancia de información en la red, los reclutadores esperan que llegues con un buen conocimiento del giro de la empresa, de su estatus en el mercado y sus proyectos más destacados.


 

 

volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2015
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Tels: +52 (55) 1164.9200 +52 (55) 1164.9201