Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

ABC de la búsqueda del empleo

calendariocompetenciascurriculumentrevistaimagenagendapruebas psicometricassueldos

Todo lo que debes saber sobre la camisa de vestir

todo-lo-que-debes-saber-sobre-la-camisa-de-vestirCon la multitud de diseños, colores, texturas y estampados en camisería que hoy se ofrecen en las tiendas, tienes dos opciones: confundirte de lo lindo o bien, aprovechar toda esa variedad para lograr combinaciones muy sofisticadas que reflejen tu estilo personal.

Identifica la buena calidad

Para distinguir una camisa de buena calidad, deberás fijarte en los detalles que la componen. Por lo general, el cuello mantiene su estructura gracias a las varillas de “quita y pon” que se colocan por el revés del mismo. Estas varillas también tienen el propósito de evitar que se levanten las puntas, resultando innecesarias en los cuellos con botón. Observa muy bien las costuras; éstas deben ser parejas, planas y con un mínimo de ocho puntadas por centímetro para asegurar una buena resistencia al uso. Otros detalles importantes es que los estampados a rayas o cuadros casen perfectamente en las uniones, los ojales estén cosidos a mano y los botones sean de nácar.

 

La tela

Por su versatilidad y por ser una fibra natural muy agradable de usar. Uno de los factores a tomar en cuenta es el número de hilos por pulgada ya que a esto se deberá su calidad y sedosidad al tacto. Mientras que la popelina contiene unos 100 hilos por pulgada, el Sea Island Cotton emplea 140; éste se considera el algodón más fino que hay seguido por el Egipcio. La tela Oxford es un tejido también de algodón utilizado con mucha frecuencia en camisas menos formales, mientras que la franela de algodón es más adecuado para los fines de semana.

El cuello

Existe una gama muy amplia de tipos de cuello, sin embargo, entre los más populares, encontrarás los siguientes:

El cuello inglés

Es el más tradicional y formal de todos. Más la distancia entre las puntas puede variar, por lo general éstas mantendrá una separación bastante discreta. Debido a que las puntas tienden hacia abajo, crean la ilusión de alargar o estilizar las facciones resultando un modelo muy favorecedor si tienes el rostro redondo o el cuello corto.

El cuello italiano

En cambio, mantiene las puntas muy separadas dejando totalmente a la vista el nudo de la corbata. Algunos lo consideran un cuello elegante debido a que la solapa del saco logra cubrirlo por completo. Contrario al modelo anterior, éste dirige la atención de lado a lado, ensanchando visualmente el área donde se coloca por lo que si tienes el rostro o el cuello mas bien alargados, éste es el más ideal para ti.

Finalmente, el cuello abotonado

 o “botton down collar” es aquel que tiene las puntas sujetadas con un botoncito. Este tipo de camisa es menos formal, por lo tanto, aunque es válido usarla con corbata, solo debes llevarla con saco sport; sólo… ¡jamás! con un traje completo.

El puño

El puño de la camisa es otro rasgo importante a tomar en cuenta. El más elegante será el puño doble o francés, ya que es aquel que se usa con mancuernas - un detalle de muy buen gusto que no debe faltar en tu guardarropa.

Los puños sencillos son los más comunes y pueden encontrarse tanto en camisas de vestir como en camisas sport. Existen muchas variantes ya que los hay de uno o dos botones, y con las esquinas redondeadas o cortadas en ángulo.

El ajuste

imagen 08Ahora bien... digamos que ya te compraste una camisa muy fina que te encanta y cumple con todos los requisitos de la buena calidad. Si a la hora de ponértela, el cuello te queda grande y las mangas te cubren todo el puño, estamos fritos… ¡de nada habrá servido la inversión! Por eso, el ajuste es de vital importancia.

Para empezar, el cuello de la camisa deberá acoplarse cómodamente alrededor del tuyo. Si logras introducir un dedo cuando la tengas completamente abotonada, vamos bien.

Cuando lleves puesto el saco, el cuello de la camisa deberá sobresalir 1 – 1½ cm. por la parte de atrás, y los puños también deberán asomarse alrededor de 1 – 1½ cms. de la manga. Por cierto, recuerda que el largo ideal de la manga es aquel que te llega al arranque del pulgar. También debes fijarte que las puntas de la camisa se mantengan adheridas al pecho aun cuando te mueves.

Color

¡Ahora sí que entramos a la parte más creativa! El color es un elemento que te permite expresar tu estado de ánimo y personalidad, pero además sirve de código para comunicar tu profesión o nivel de liderazgo dentro una empresa.

En nuestra cultura, la camisa blanca es aquella que mejor identifica los altos mandos ya que, desde sus inicios, era utilizada exclusivamente por aristócratas y gente adinerada que podía permitirse el lujo de mantenerla limpia. Cuando se usa en combinación con un traje oscuro como el gris oxford o el azul marino, queda claro quién es el que manda. Si te gusta vestir de manera tradicional pero deseas un toque discreto de color, el azul celeste será la mejor opción. Los colores pastel serán apropiados para aquellos que requieren mayor apertura en sus tratos con otras personas. El rosa es el que proyectará el mayor grado de sensibilidad y empatía. En cambio, si trabajas en ambientes menos formales o en áreas creativas de diseño y comunicación, puedes usar colores vivos e inesperados como el morado, el turquesa o el mostaza.

Estampado

Atrás quedaron los días en los que combinar dos o más estampados resultaba impensable. Hoy la moda dicta la combinación de hasta tres o cuatro estampados y lejos de parecer payasos, quienes lo saben hacer logran un “look” muy sofisticado. Si quieres intentar este concepto, empieza con dos o tres estampados discretos en tu traje, camisa y corbata. El secreto está en que los motivos en cada prenda sean de diferente tamaño o escala, procurando que todos los estampados contengan por lo menos dos o tres colores en común. No dudes consultar revistas y catálogos para inspirarte e idear tus propias composiciones.

En camisería estampada, las rayas verticales delgadas serán las mas formales seguidas por las rayas gruesas y finalmente por aquellas más elaboradas. Después vienen los cuadros, desde los mas pequeños y apenas perceptibles hasta los mas grandes o sport, siendo éstos últimos mas indicados en ambientes informales. Y por último, si te gustan los motivos más redondeados como los puntos, amibas o florales, deberás usarlos únicamente si trabajas en áreas creativas.

Si bien la camisa blanca es un clásico que nunca pasará de moda, cuando vayas de compras, recuerda que hoy tienes a tu alcance un sinfín de alternativas que te permiten expresar tu estado de ánimo y personalidad.

 

 

volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2017
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.