Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

ABC de la búsqueda del empleo

calendariocompetenciascurriculumentrevistaimagenagendapruebas psicometricassueldos

Lo que sí y lo que no. Mitos y realidades de una entrevista de trabajo

lo-que-si-y-lo-que-noLas entrevistas de trabajo están entre las situaciones más estresantes que enfrentas en la vida. Y.. ¡no es para menos! En un breve espacio de tiempo necesitas caerle bien al reclutador, destacar entre los demás candidatos, demostrar que tienes los conocimientos y habilidades para desempeñar bien el trabajo y por si fuera poco… probar que posees el savoir faire para desenvolverte de manera apropiada en el mundo de los negocios.

 

Primero lo primero

La buena preparación te dará mucha tranquilidad y confianza. Así que no minimices la importancia de escribir correctamente tu currículum, ensayar las preguntas más frecuentes y difíciles e investigar la empresa a la que quieres aplicar para que respondas con conocimiento de causa y demuestres verdadero interés en formar parte de su fuerza laboral.

Parte de la preparación también incluye que te informes si se maneja un código de vestimenta. Así sabrás con mayor certeza cómo debes presentarte para la entrevista. Lo mismo sucede con la ubicación. Si tienes las instrucciones claras para llegar a la dirección correcta, evitarás algunos contratiempos que pueden hacerte llegar tarde.

 

Viste para el puesto que deseas obtener

 

entrevista 05Presentarte a tu entrevista bien vestido evitará que estés demasiado consciente de ti mismo para que puedas concentrarte en las preguntas que te hace el reclutador ¿Cómo saber si tu imagen es la adecuada? Si trabajas en el mundo de la moda y el entretenimiento o te dedicas a la publicidad, eres de los pocos profesionistas que pueden darse el lujo de presentar una imagen singular y vanguardista. Para todos los demás, presentarse a las entrevistas de trabajo con un traje conservador es lo más recomendable y “seguro”.

 

Considera invertir en uno o dos trajes de la mejor calidad que puedas, en azul marino o en gris oscuro. Asegúrate de que las prendas te queden correctamente, es decir, en buena proporción con relación a tu figura y bien ajustadas al cuerpo sin que se formen arrugas ya sea porque te quedan demasiado apretadas u holgadas.

 

Los hombres harán bien en llevar una camisa blanca de manga larga. No necesariamente debe ser lisa. Puede ser de rayas delgadas siempre y cuando predomine el blanco. Ahora bien, si prefieres usar color, decántate por el azul claro. En cuanto a la corbata, procura que ésta sea de seda lisa de preferencia con textura, o con motivos discretos en un tono que armonice con el del traje.

 

También para las chicas, las camisas blancas de manga larga en algodón o seda son la opción más prudente. Las mangas tres cuartos son aceptables, pero debes evitar a toda costa las blusas o tops sin mangas a menos que te quedes con el saco puesto hasta tu regreso a casa. Algunos colores claros o pastel como el verde menta, el amarillo paja o el lavanda son bastante apropiados ya que iluminan tu rostro y proyectan cierta calidez sin llamar la atención hacia sí mismos.

 

En ambos casos, tanto hombres como mujeres deberán seleccionar con mucho cuidado los accesorios que complementen su traje. El calzado conservador en buenas condiciones, un cinturón de piel cuando se requiere, un reloj tradicional de líneas sencillas, un bonito collar de perlas o una mascada de seda y un portafolio de estilo clásico son los detalles que darán el toque de distinción – procura que sean sobrios y de buen gusto –.

 

Cuida tu comunicación verbal

 

Una vez que llegues a tu cita, mantén una buena postura todo el tiempo. Al caminar, no veas al piso sino directamente hacia enfrente. Cuando te sientes, procura que tu espalda permanezca bien erguida. Y aun cuando lleves esperando bastante tiempo, resiste la tentación de “desparramarte” sobre el sillón.

 

Saluda a todos de buena manera y cuando conozcas al entrevistador, míralo a los ojos mientras le ofreces la mano con un apretón breve y firme. Evita por completo el contacto físico y cualquier gesto que denote familiaridad como saludarlo de beso, abrazarlo, darle palmadas en la espalda o tomarlo del brazo.

 

De ser posible, colócate a un lado del reclutador para que tu comunicación sea más abierta y cálida. Si no tienes más opción que sentarte al otro lado de un escritorio, mantén el espacio libre de objetos evitando colocar tu bolso o portafolio frente a ti o retirando con discreción aquellos que puedan interponerse entre el entrevistador y tú.

 

entrevista 06Inclinarte hacia adelante, “espejear” o imitar la postura del reclutador, mantener el rostro relajado, sostener la mirada, sonreír con franqueza e inclinar ligeramente tu cabeza hacia un lado de vez en cuando, son todos gestos positivos que te ayudarán a proyectar confianza, sinceridad y verdadero interés en lo que se te dice. Sin embargo, solo surtirán el efecto que deseas si los haces con naturalidad. Practícalos a diario y llegarán a formar parte de tu comunicación interpersonal.

 

Una vez terminada la entrevista, despídete con mucho respeto y vuelve a prestar atención a tu postura, contacto visual y saludo, ya que la última impresión será aquella que quede impresa en la memoria del reclutador. Recuerda: aun cuando todo haya salido bien, no salgas con los puños en alto y dando brincos de felicidad, contén la emoción hasta que estés seguro de que nadie te ve.

 

Mitos y realidades

Hay algo que no debemos perder de vista y muchas veces, nuestras circunstancias hacen que lo olvidemos: la entrevista de trabajo es una oportunidad para TI y para LA EMPRESA. Nuestro nerviosismo empodera al reclutador, quien por supuesto, merece toda nuestra atención y consideración, pero muchas veces, su imagen representa en nuestra mente, el obstáculo a derribar y no el escalón para conseguir el empleo.

 

A continuación te presentamos algunos de los mitos y realidades más frecuentes en los procesos de entrevistas.

 

Mitos

 

  • La primera impresión es la que cuenta.
  • No mostrar debilidad.
  • Sugerir cierta necesidad económica garantiza el empleo.
  • No hablar nunca de la familia, sobre todo de los hijos.
  • Halagar al entrevistador o a su oficina lo sensibiliza.
  • Aceptar un café o un vaso con agua resulta decisivo.
  • Nunca tomes notas durante la entrevista.
  • No haga pausas durante sus respuestas.
  • Hable rápido y directo.
  • El uso de “jerga” o “modismos” romperá el hielo.
  • El candidato más preparado es el que triunfa en la entrevista.

 

 

Realidades

  • El primer acercamiento es una fase muy breve, el reclutador no se dejará llevar por información light. Sin embargo, cuidado, la apariencia y el protocolo son elementos a considerar con mucha atención.
  • En el encuentro de la entrevista, quienes se encargan de seleccionar al personal prefieren a un candidato honesto en la forma de conducirse. El actuar de una forma rígida hace de esta técnica un ejercicio mecánico y dirigido sin mucha posibilidad de éxito.
  • La “victimización” genera un inmediato rechazo. Se buscan candidatos fuertes y preparados para buscar soluciones inmediatas y bajo presión y no aspirantes ansiosos y desesperados.
  • Impreciso. La familia siempre está en el primer lugar de nuestras prioridades y nuestro entrevistador lo sabe.
  • Totalmente falso. Hacer comentarios de la vestimenta del reclutador o de la decoración de su oficina, es una táctica muy ensayada e incómoda, sin éxito probado.
  • Mentira. Ningún entrevistador puede tomar una decisión objetiva con base en la aceptación de una invitación común y que seguramente él mismo realizó.
  • Cargos y nombres no son fáciles de recordar. Se pueden tomar breves notas. Sin caer en el abuso de escribir cada detalle de la entrevista.
  • Se pueden necesitar algunos segundos para formular las respuestas, el mismo reclutador los emplea para realizar sus preguntas.
  • Convertir la entrevista en un monólogo es un error recurrente. Saber escuchar es un punto clave que demuestra interés.
  • Nada más irreal. Hay que evitar el uso de palabras como “chamba o chavo”.
  • No siempre. El reclutador es, como todos, un ser humano y un “comprador” de talento, con apreciaciones subjetivas.
  • De ahí la importancia de una excelente entrevista.
  • En la mayoría de los casos, una buena entrevista supera a la mejor preparación, ya sea académica o profesional
volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2015
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Tels: +52 (55) 1164.9200 +52 (55) 1164.9201