Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

ABC de la búsqueda del empleo

calendariocompetenciascurriculumentrevistaimagenagendapruebas psicometricassueldos

¡Sálvate del temido recorte laboral!: VUÉLVETE INDISPENSABLE

salvate-del-temido-recorte-laboral-vuelvete-indispensableVas a tu trabajo como todos los días, desempeñas cotidianamente tus actividades y escuchas rumores sobre un posible recorte de personal en tu empresa. Deseas con todas tus fuerzas que sea una simple especulación de pasillos. Sin embargo, tu primera sospecha es que podrías ser tú el que dejará de ser imprescindible. Anticípate a los eventos futuros y actívate para no formar parte de la lista de despidos. 

Lo último que deseamos es perder nuestra fuente de ingresos, es decir, el empleo. Para evitar la enérgica decisión del despido, muchos trabajadores se adaptan a la situación, laboran horas extras e incluso aceptan una reducción de salario. Es un hecho irrefutable que vivimos en tiempos laborales difíciles.

Contínuamente escuchamos que docenas de organizaciones toman medidas drásticas con su plantilla de trabajadores y deciden reducirla. El temor de perder el trabajo salta a la vista frente a la crisis económica en México ya que es el medio de ganarnos la vida y dependemos del salario que percibimos para satisfacer los gastos vitales. Para muchos de nosotros, nuestros trabajos son también un motivo de regocijo, orgullo de cumplir con tu deber cumplido y aporte a la sociedad y juegan una parte fundamental en la definición de lo que hacemos diariamente.

El 70% de las empresas en el país consideró que la crisis financiera mundial afectó en gran medida las contrataciones durante el 2009. 

En momentos de recesión económica el impacto en el ámbito laboral es notable, cada vez más las empresas buscan hacer más con menos, sobre todo cuando de personal remunerado se habla. La sensación de no tener control sobre esta situación es una fuente común de preocupación. Las buenas noticias son que frente a dicho panorama existen una cantidad de acciones que puedes desarrollar para evitar que tu nombre figure en la lista de despidos y recorte de personal.

Los expertos coinciden en que lo peor que puedes hacer es esperar a ver qué ocurre a tu alrededor. Por muy buena posición que tengas dentro de tu compañía, o por muy buenas relaciones que mantengas con los puestos gerenciales o altos, es una equivocación tomar la actitud de espectador y quedarte con los brazos cruzados.

Se prevé una cifra de 3 millones de desempleados en 2010.

¿Una auditoría sobre mi desempeño?

Empieza a idear las estrategias para conservar tu empleo. Sé objetivo y realiza una autoev aluación. Un buen consejo para conseguirlo es imaginando lo que tus superiores piensan sobre tu trabajo. Si tienes un colega de confianza no dudes en solicitar su ayuda para complementar dicha valoración.

De acuerdo con la psicóloga Guadalupe Avendaño de la compañía de Outsourcing de Recursos Humanos People Care, poner énfasis en tus zonas de oportunidad te dará una gran ventaja. “Tu primera táctica ante la crisis para conservar tu trabajo es desarrollar la capacidad de previsión, no esperes a que tu jefe te indique tus fragilidades, trabaja en ellas con antelación”, afirma la experta.

“Como empleado es indispensable examinar tu desempeño y productividad, así reflexionas sobre qué tanto estás aportando a la organización”, expresa la especialista Avendaño. Cuando pones interés en tus debilidades, envías una señal de tu potencial: luchas por ser tu crecimiento profesional. La actitud de superación es un impacto positivo, la balanza se inclinará hacia ti porque mostrarás ser un elemento valioso.

Inicia por plantearte metas pequeñas para manejar tus puntos débiles


Al mal tiempo buena cara.

Competencias 33No caigas en el error de dejarte llevar por la incertidumbre. El miedo que provoca perder nuestro trabajo trae consigo una fuerte carga emocional negativa pues nos imaginamos frente a un clima de inseguridad e inestabilidad financiera.

Los primeros en llegar son el estrés, la irritabilidad, la preocupación y la ansiedad. El paso primordial a seguir es controlar el temor. Conserva la calma. Recuerda que la concentración y el rendimiento laboral titubean cuando no estamos bien emocionalmente. Piensa de forma eficaz confiando en tus capacidades. 

Las personas atemorizadas frecuentemente no escuchan y por lo tanto no rinden a su 100%.

“Dejar al descubierto tus miedos es un punto en tu contra porque reflejas inseguridad y tensión”, puntualiza la psicóloga Avendaño. La sugerencia ante tal situación es nutrir tu productividad manteniendo tu serenidad y determinación.

Todo depende del cristal con que se mira

Esto significa que a toda costa evites el pesimismo. Es una realidad que no vivimos tiempos halagadores por el entorno económico. Las recesiones no sólo modifican a las empresas y ajustan sus presupuestos, también afectan el comportamiento de su personal. Trabaja desde tu trinchera y aprende a controlar tus emociones llevándolas por un cauce apropiado.

Para mantener un clima laboral adecuado, impide que la desilusión se haga presente. Esquiva enumerar tus quejas. Cualquier cosa que te moleste de tu trabajo trata de arreglarla por ti mismo, o por lo menos de hacerla más tolerable.

Elabora una lista de las cosas que te gustan de tu actual empleo pues esto te aportará confianza y seguridad. Dirige tus energías a relajarte y cambia la programación mental hacia una actitud positiva.

Un buen consejo es que cada vez que te encuentres con un obstáculo, cambies tu manera de percibirlo, conviértelo en un reto. No dejes que la eventualidad te maneje. La propuesta de retos te incentivará y mejorará tu productividad.

¿Pasión por mi trabajo?

No cometas el error de realizar tu trabajo para salir del paso y cómodamente esperar la quincena. Orlando Clúa de la Torre, en su libro “Tiempos de crisis, momento de liderazgo: Guías para triunfar hoy en la vida ejecutiva”, reflexiona sobre la importancia de desarrollar una pasión por nuestro empleo. Este punto es crucial para sostener un sentido creativo en las labores que realizas a diario.

Piensa en establecer nuevas maneras de realizar y cumplir tus actividades. Esto te permitirá rendir con más calidad y evitarás caer en la rutina. En cada tarea que se te asigne muéstrate propositivo, de esta manera reforzarás tu motivación.

La pasión es un estado emocional en el que te sientes con la energía de orientarte a cumplir tus metas y generar resultados. Dicha actitud también puede presentarse de forma momentánea. Para evitar que sólo sea un episodio tienes que acompañarla de disciplina; con ello lograrás enfocarte a realizar acciones concretas. Para la psicóloga Isabel Elechiguerra que se desempeña en el área de Recursos Humanos en Televisa Chapultepec, estas estrategias se resumen en tomar una actitud que te otorgue motivación. “La pasión por lo que haces diariamente es el factor motivante para conservar tu empleo; sin embargo, el complemento ideal es la disciplina y la constancia”, sugiere la experta.

La eficiencia y responsabilidad redefinen tu posición

No debes esperar a que la empresa se encuentre en peligro de hacer despidos masivos para tomar una actitud proactiva. Para conseguir una postura ventajosa tienes que añadir valores extras a tu puesto.

Competencias 34Esto lo puedes lograr mostrando tu iniciativa. Ofrece vías de solución para las eventualidades. No dudes en aportar ideas que faciliten las tareas no sólo de tu equipo de trabajo, piensa en todas las áreas de tu compañía. 

”Independientemente de que la empresa sea exigente, las cualidades que manifiestas al rendir al 100% se traducen en los resultados que logras. El plan de acción comienza en dar lo mejor de ti mismo porque de esa manera mantienes la calidad de tu trabajo”, indica la especialista Elechiguerra.

A la hora de hacer los recortes, los expertos revelan que los jefes toman muy en cuenta la capacidad de un trabajador para adecuarse a diversas tareas. Aunado a ello, sugieren desarrollar una gran flexibilidad y entusiasmo al emprender dichas actividades.

Sal de tu área de confort

Mantenerte al margen realizando mecánicamente sólo las tareas que te competen, es un error si lo que deseas es mantener sano y salvo tu puesto.

No puedes admitir actitudes como “Eso no es mi responsabilidad” , “Eso a mi no me toca realizarlo” o “¿Yo porqué?”. Sí las asumes estás negando ser parte del cambio. Lo anterior hace hincapié en que no debes conformarte sólo con las actividades que se te asignan. Investiga en qué otros sectores puedes involucrarte con el fin de evitar retrasos en tu empresa. Esto no significa que te conviertas en un todólogo, sólo es una manera de manifestar tu interés por crecer y no quedarte estancado.

“Averigua qué nuevos proyectos lanzará tu compañía y en qué actividades puedes incursionar para que se materialicen. El objetivo es mostrar que eres un profesional en constante búsqueda de desafíos”, asevera la psicóloga Elechiguerra. No dejes que tu salud se deteriore. Los ejercicios de respiración y la actividad física moderada te ayudarán a controlar las emociones negativas.

Disminuye la ansiedad disfrutando tu trabajo.

Cero conflictos

competencias 35Aunque en algunas ocasiones no es tarea fácil mantener un ambiente de cordialidad con tus compañeros de empleo, ya sea con los superiores o con los subordinados, es una condición indispensable para conservar tu lugar en la compañía. Sé respetuoso, evita enemistarte y tener roces. Cuando se toma la determinación de los despidos, se prescinde de las personas que suelen involucrarse en un conflicto. Enorgullécete de tu empleo y hazlo con entusiasmo. Si eres de las personas que se quejan todo el tiempo en ausencia de tu jefe, no vas por buen camino.

Llevarse bien con los compañeros no siempre depende del clima laboral o el estrés que provoca el exceso de trabajo. En ciertas situaciones nosotros mismos corremos con la responsabilidad. Analiza tu actitud y detecta cuáles podrían ser los puntos negativos que aportas al problema.

Desempeña tus funciones sin anteponer tiempos.

Enorgullécete de tu empleo y hazlo con entusiasmo. Si eres de las personas que se quejan todo el tiempo en ausencia de tu jefe, no vas por buen camino. Recuerda que ser el bromista al principio puede ser gracioso, pero eso tiende a cansar. Por otro lado, comportarte de forma hostil y antipática no deja una buena impresión con los demás. A corto plazo esta actitud puede traernos consecuencias.

No se trata de ser un adulador, sólo de tomar una posición neutral. La amabilidad y la cordialidad hablarán muy bien de ti. Por ejemplo, sé cortés con las personas que acaban de ingresar a tu círculo laboral. No seas celoso con tus conocimientos, comparte lo que sabes. Trata de dar a las otras áreas la información que requieran de manera oportuna y precisa para que fluya naturalmente la operación de la empresa.

Manos a la obra: Hazte notar ...

Frente al escenario toma los papeles protagonistas. Esto no se traduce en aumentar el ego. Los expertos manifiestan que en la medida de lo posible sugerir una actitud proactiva te convierte en un elemento clave de la organización.

“Al momento de tomar la determinación del recorte de personal, las compañías conservan el talento de un profesional, destacar de forma positiva es un plus que te favorece frente al resto de la plantilla”, apunta la especialista Avendaño.

Proponer e innovar son dos actividades que tendrán que acompañarte en tu crecimiento. Además cabe señalar que un buen trabajador es una simbiosis de conocimiento y aptitudes. Lograr el equilibrio debe ser una labor diaria; por ejemplo, en cada reunión laboral intercambia ideas, propón vías de solución y participa con tus opiniones. Sí tienes planes concretos de cómo tu empresa generaría más ventas, mayores ganancias o cómo podría reducir costos, no titubees en darlos a conocer.

“Para convertirte en una pieza esencial de tu compañía es una condición básica mostrar un enfoque proactivo basado en tu experiencia y en tu preparación”, recomienda Isabel Elechiguerra.

Toma la sartén por el mango: Capacítate

competencias 36Un trabajador vale más a medida que se especializa y actualiza sus conocimientos. Ten en la mira tu desarrollo profesional, indaga sobre los cursos, talleres, diplomados y libros que enriquezcan tu formación. Explotar tu potencial te ayudará a afianzar tu puesto. Las empresas invierten en personal especializado, de esa manera reemplazarte será más difícil”, manifiesta la psicóloga de Televisa Chapultepec. La especialización tiene otra importante ventaja, serás tú el que decida venderse al mejor postor. Puedes determinar si permaneces en tu puesto o buscar mejores ofertas fuera de tu organización.

El 71% de los empleadores mexicanos no hizo cambios en su plantilla laboral durante los últimos tres meses del 2009.

Trabaja por objetivos. Desempeña tus funciones sin anteponer tiempos.

Profundiza en saber cómo trabaja tu jefe

El escenario ideal sería tener un jefe muy complaciente pero en estos tiempos de recesión tienes que elevar tu desempeño y no sólo quedar bien con tu superior. Conocer sus prioridades y con ello las de la compañía es una forma de administrar tu tiempo efi cazmente, resultado que se ve refl ejado en una máxima productividad.

Después de conocer minuciosamente los objetivos que se desean lograr, conviértete en un estratega. Gánate la confianza cumpliendo con tu trabajo en las fechas o límites establecidos. También es necesario que las indicaciones de tus superiores las escribas en puntos muy esquematizados. La conclusión es tomar nota para no dejar fuera ningún detalle.

Otra recomendación es que te asegures bajo qué estilo trabaja. Cada jefe tiene una manera de laborar. Lo importante es descubrir de qué forma se siente más cómodo y satisfecho con tu trabajo.

Lo primero es lo primero

Un libro del consultor y capacitador Stephen Covey, “Los 7 hábitos de la gente altamente eficiente” se dedica por completo a desarrollar este punto. Uno de sus capítulos así se denomina. La razón es sencilla: si no sabes priorizar tus actividades siempre estarás “apagando incendios”. Es clave no confundir lo urgente con lo importante. Debes organizarte al punto de concentrarte en actividades realmente fundamentales.

No significa hacer mucho en poco tiempo, ni trabajar al filo del estrés realizando todo de forma apresurada. El sentido de urgencia te ayudará a involucrarte y a mantener tu interés en los asuntos con mayor prioridad para tu empresa. Dale una categoría esencial al factor tiempo para evitar retrasos.

Puntualidad

Ser indisciplinado es el peor error que puedes cometer. Hacer visible tu compromiso con la empresa es pieza fundamental para reflejar tu formalidad y responsabilidad, aspectos invaluables para mantener tu trabajo.

competencias 37La importancia de la puntualidad es la disciplina de estar a tiempo y mostrar disponibilidad e interés por desempeñar tus tareas en la organización. Por el contrario, al ser impuntual estás enviando el mensaje de que no tienes sentido de orden.

Más que nunca destaca tus fortalezas y manifiesta tu adaptación al cambio.

Infórmate

Conoce tu posición actual en la compañía. Una de las medidas más simples es conocer el terreno que estás pisando, solicita información sobre posibles despidos en tu empresa. 

Puedes preguntar a antiguos trabajadores cómo se han manejado los recortes de personal en periodos pasados, de esta manera evaluarás tu propio nivel de riesgo dentro de tu departamento. Todo eso te proporcionará un punto de partida para elaborar tus estrategias y convertirte en un elemento irremplazable.

Además, conocer desde un principio a la organización te dará una garantía más de consolidar tu puesto ya que te mantendrás alineado con los objetivos de la misma Como vemos, mantener el empleo es cuestión de llevar a cabo un conjunto de acciones que te ponen en ventaja, te convierten en un integrante útil y valioso. Todo se define en una tendencia a afianzar tus competencias organizacionales. Difícilmente una compañía pensará en deshacerse de el personal que genera rentabilidad y cumple sus objetivos.

La situación actual te exige ver más allá de lo que tus ojos pueden alcanzar.

Procura en la medida de lo posible separar lo laboral y lo personal para mantener a salvo tu eficiencia y productividad. Encontrar un equilibrio entre tu trabajo y tu vida privada no es sencillo sobre todo por el tiempo que le dedicas a tu empleo. Siempre haz espacio en tu agenda para disfrutar tus pasatiempos. Esto te mantendrá alejado de las tensiones, con un buen estado de ánimo.

Siéntete afortunado por continuar en tu puesto y afiánzalo. No pienses en inquietarte en que serás el siguiente. Nadie mejor que tú conoce la posición en la que juegas. No hagas las cosas esperando algo adicional o ser reconocido. Cada esfuerzo que inviertas tendrá su recompensa e incrementará tu satisfacción profesional de diversas maneras.

Vivir bajo presión todos los días no es una forma inteligente de trabajar. Administra tu tiempo.

 

 

 

 

volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2017
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.