Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

ABC de la búsqueda del empleo

calendariocompetenciascurriculumentrevistaimagenagendapruebas psicometricassueldos

¡Ayuda! Ya no soporto a mi vecino de oficina

ayuda-ya-no-soporto-a-mi-vecino-de-oficinaPasar largas jornadas de trabajo junto a la misma persona puede resultar contraindicado entre algunos colegas que se convierten en una verdadera molestia.

Para evitar los conflictos es necesario saber ver la situación desde diferentes ángulos, pero siempre manteniendo tus propios principios. Veamos algunos casos.

Dile lo que piensas antes de que sea demasiado tarde.

El uso del “open space” dentro de las empresas ha resultado, en ciertas circunstancias, difícil de resolver. Sin embargo, la organización del espacio no es la única causa. Aún cuando se comparta una oficina tradicional, llega un momento en que nuestro vecino de oficina nos molesta hasta el punto de no soportar más su presencia.

En todos los casos es importante empezar por evaluar la situación: ¿ El comportamiento de nuestro vecino es realmente tan molesto? Si tu vecino no está presente la mayor parte del tiempo, podrías considerar ponerle más atención a tu propio trabajo. Si no es así, no permanezcas en silencio, debes reaccionar.

Pero atención: Sin desviarnos de nuestro objetivo, que es el de arreglar el asunto de manera amigable.

Se debe a todo precio evitar un conflicto duradero o involucrar al jefe ( quien tiene sus propios problemas). Haz prueba de diplomacia y de inteligencia emocional, pero también de permanecer fiel a tus principios si quieres ser tomado en serio. Y modera tu reacción según la situación y el nivel de “molestia” al que realmente estás expuesto.

Ya no soporto… sus bromas escandalosas.

Tienes a un cliente muy importante en la línea y Felipe, el compañero en cuestión , bromea a “ grito pelado” con un colega del departamento de informática. Ya has soportado sus conversaciones telefónicas amplificadas por el altavoz y seguramente sus molestos ruidos repercuten en tu trabajo.

Más que entrar en un ataque de cólera, aborda el problema hablando en primera persona (yo), jamás en segunda (tú). Si dices “ Tú eres demasiado ruidoso y es insoportable”, tu colega se sentirá agredido personalmente y nunca te perdonará. Más bien hazle notar: “ Yo trabajaba sobre un expediente de 3 millones de euros y tus carcajadas me impidieron escuchar al cliente con la atención requerida”

En toda situación, se debe dar una señal de alarma de que se ha llegado al límite. Si esperas demasiado tiempo, el enojo se va a acumular y tu reacción terminará por ser desproporcionada y mal entendida.

Ya no soporto…su manía de espiarme.

El trabajo en “open space” crea una proximidad limitante, que incita a ciertas personas a vigilar los actos y gestos de su vecino. ¿Imposible navegar por internet sin que Felipe mire de reojo tu pantalla? ¿De llamar por teléfono sin tener la impresión de ser escuchado?

competencias 30Antes de reaccionar, verifica que tus temores son fundados.¿Existen hechos tangibles? Si la respuesta es “Sí”, se te abren dos opciones. La de evitación, que consiste por ejemplo, en interponer unas plantas o un armario entre ti y el colega demasiado curioso.

O una más radical, la confrontación. Allí, un mínimo de habilidad se impone, porque debes darle al interesado el beneficio de la duda: “¿Tengo la impresión de que me observas, o son ideas mías?” Aún si él lo niega rotundamente, el mensaje habrá pasado y seguramente cambiará de actitud. Evita, en cambio, preguntarle por qué se comporta de esa manera. Él tendría el sentimiento de que le pides cuentas y lo va a percibir como una agresión.

Ya no soporto…sus incesantes “opiniones”.

Felipe no es un tipo malo, pero tiene un defecto insoportable: se mete en todo. Sus frases empiezan sistemáticamente por : “Deberías”, “ Si yo te diera un consejo”, “ No te quiero influenciar, pero…”

Apenas y toleras que él se permita los comentarios: “ Sabes, con ese cliente, yo creo que lo haces mal” Si decides soportar la situación más tiempo, te arriesgas a hacerte daño, al contener tanta rabia. Sin embargo, pon las cosas en partes: Tu colega cree sin duda, actuar en el mejor de los casos, por tu bien. Entonces debes evitar ofenderlo.

Dile con una sonrisa: “ Estaría encantado de beneficiarme de tus consejos, pero solamente cuando te lo pida”. Evita ponerlo directamente en tela de juicio y en vez de eso, habla de la molestia y del sentimiento de sofocación que experimentas debido a sus repetidas intervenciones. Como es difícil cambiar su profunda naturaleza, el colega continuará sin duda, mostrándose como intruso con los otros. Pero al menos, tendrá más cuidado en lo que se refiere a tus asuntos.

Ya no soporto… su falta de educación.

Si el colega que da su opinión acerca de todo generalmente tiene buenas intenciones, aquel que falta a las reglas elementales de modales, no tiene excusas.

Felipe deja sus expedientes o sus vasos vacíos sobre tu escritorio, monopoliza el perchero, se queja de todo todo el tiempo y aprovecha tu nombre para hacer contactos y así ganar contratos.

Responder adoptando el mismo comportamiento constituiría un grave error. Te convertirías en un descarado, lo cual no ayudaría a resolver el problema.

Además, esto podría provocar una ola de golpes bajos y un deterioro a largo plazo de sus relaciones. Una atmósfera desagradable asegurada. 

Una sola solución: Muéstrate firme e intransigente. Tu oficina es tu territorio, así debe seguir siendo. No tanto para que haya una agresión evidente, limítate a expresar tu molestia. No le digas: “ Eres demasiado desordenado e invasivo”. Más bien : “Me causa problemas el nunca encontrar un lugar libre en el perchero que supuestamente compartimos” Si el mensaje “soft” no llega, renuncia a tomar la situación con guantes. ¿Los informes de él siguen obstruyendo tu esquina de la mesa? Recházalos sin piedad.

También aquí solicitar la intervención de un superior sería contraindicado. En todo caso, aprende a dosificar tus exigencias, créate fama de enviar señales de buena voluntad. El objetivo no es rehacer la educación del colega, simplemente el de trabajar dentro de una atmósfera respirable. En todo caso, deberás dar el ejemplo y mostrarte intachable: si no, a la menor provocación, el estorbo no se privará de darte una paliza en cuanto pueda.

Ya no soporto…¡su olor!

competencias 31La cuestión de los olores corporales es un tema evidentemente sensible, por que concierne a la intimidad. Refleja ciertos hábitos profundamente arraigados. El interesado, no cambia con frecuencia de ropa, no utiliza desodorante. A menos que ese olor sea debido a un temporal consumo de medicamentos o una patología cualquiera… Razón de más para tener cuidado de no herir al interesado. Si piensas tener el tacto necesario para tomar las cosas en tus manos, tus queridos colegas probablemente estarán encantados, ya que generalmente nadie se ofrece para ese tipo de misión.

Si temes abordar directamente la cuestión, mándale indirectas que él debería comprender: Deja visiblemente un frasco de desodorante, enjuague bucal, o de perfume, incluso una vela perfumada sobre tu escritorio. Si aún así no reacciona (si no le cae el veinte, todavía), deberás resolver hablar con él, pero tomando un máximo de precauciones.: “Escucha, te voy a decir algunas cosas que sin duda, no sólo yo he notado, es difícil explicarlo, me costó tres días decidir venir a verte…. Hay algo en el olor que desprendes de...” Hazlo evidente, cara a cara. Y sobre todo, no te pongas a dar lecciones, tienes que atenerte a los hechos.

Un casco para sobrevivir en “open space”

La solución radical para aislarse en un “open space”: El casco anti-ruido. Concebido en un principio, por los empleados de lugares ruidosos ( aeropuertos, estaciones…) Compensa el ruido de fondo con una señal sonora opuesta. Resultado: Puedes escuchar sin interferencia la música o concentrarte en un silencio absoluto. La voz de un interlocutor permanece perceptible aunque sea baja. Dos tipos de protección son propuestos por las grandes marcas de audio ( Sony, Bose, Sennheiser o Phillips): los audífonos intra-auriculares y el casco que cubre las orejas ( a partir de 40 euros).

 

 

 

 

volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2017
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.