Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

El mejor currículum de la historia

 

el-mejor-curriculum-de-la-historiaHace muchos años, cuando aún me dedicaba a la Selección y Atracción de Talento en una de las empresas de consumo más importantes de nuestro país, recibí no cientos, sino miles de originales resúmenes de aspirantes a trabajar en la compañía. Eran muchos los formatos que usaban los candidatos para llamar la atención de nosotros, los reclutadores, desde hojas muy coloridas hasta diseños desplegables en tercera dimensión.

Un lunes por la mañana, el encargado de la paquetería me entregó la primera montaña de cv´s: más de 275 cuartillas de sueños y aspiraciones. Inicié entonces mi búsqueda de aquellos perfiles que podrían cubrir nuestras vacantes, que no eran muchas por cierto. Ninguno de los candidatos cumplía con los requisitos que cada área me pedía, o bien, ninguno de ellos sabía “venderse” de manera adecuada. La montaña se convertía en arena cuando de pronto, encontré una hoja casi naranja con solo dos palabras y unos números justo al centro:

 

Inés - IPM  - 5643789579

 

coaching 12Al principio creí que alguien había apuntando algunos datos en esa hoja y que por error había llegado a mi escritorio. Mi trabajo de selección continuaba mientras pensaba en la cantidad de personas que no saben cómo presentar un currículum. Muchos de estos aspirantes posiblemente superen el perfil que solicitamos, sin embargo, su primer contacto con la empresa, esa hoja escrita con su vida y obra no lo demuestra. Debería existir una materia en las universidades que les adiestrara en esta búsqueda. Un currículum bien escrito, con logros cuantificables y con las habilidades muy bien descritas, es más que suficiente para lograr una entrevista.

Sobre mi mesa de trabajo quedaron cinco nombres… la hojita naranja seguía en una esquina, como esperando que pusiera nuevamente la vista en ella. Me di cuenta de que los números eran de un celular de la misma ciudad en la que estábamos. Tomé el teléfono y marque…

—        Buenos días, mi nombre es Georgina Aboytes y le llamo referente a un Currículum que recibí ¿Es usted Inés?

—        Buen día, yo soy Inés, a sus órdenes…

—        Inés verás, al principio creí que se trataba de un error, solo tengo una hoja con el nombre, unas siglas y el teléfono ¿Existen más hojas? Quizá se perdieron por el camino.

—        No, no, ese es mi currículum.

—        No entiendo ¿Las siglas hacen referencia a alguna universidad? No logro identificarlas ¿Me cuentas un poquito sobre tu formación y tu experiencia profesional?

—        Por supuesto, sin embargo, me gustaría mucho poder hacerlo personalmente ¿Es posible?

—        De acuerdo ¿Te parece bien mañana las 10? Te enviaré un correo con la dirección exacta.

—        Perfecto ¡Gracias!

Me quedé realmente intrigada con Inés, su firmeza ante mis preguntas me demostró que es una joven segura y que hace planes antes de pasar a la acción, buen inicio.

Al día siguiente…

—        ¿Inés verdad?

—        Así es, soy Inés, mucho gusto (extendió su mano y tras un fuerte apretón espero a que la invitara a tomar asiento).

—        Inés, tengo mucha curiosidad por tu currículum ¿Me explicas el porqué enviarlo de esta manera?

—        Si por supuesto… verá… no quise mentir en mi currículum, no tengo experiencia profesional y traté de ser lo más íntegra conmigo mismo al no inventar datos y solo coloqué mi número de contacto porque quería explicarme en una entrevista personal.

—        De acuerdo pero ¿Cómo estabas segura que eso sucedería?

—        No estaba segura, pero en la vida siempre hay que arriesgarse y pasar a la acción.

—        ¿Dónde está la universidad IPM? ¿Pertenece al Politécnico Nacional?

—        No es una universidad, de hecho terminé el bachillerato y no tuve la oportunidad de continuar mis estudios. Necesito trabajar para pagarme la carrera. En realidad, las siglas IPM se refieren a otra cosa: mi madre también se llama Inés, de ahí la I, ella me enseñó que el trabajo bien hecho tiene sus recompensas, quizá no de manera inmediata, pero las tiene, y que por esa razón debo ser lo más humilde posible y trabajar duro. La P es por mi padre, se llama Pedro, un hombre muy divertido que me enseñó a valorarme sobre todas las cosas y a luchar por lo que quiero. La M es por mi abuela Minerva, quien me enseñó a combatir cualquier limitación, ella me dijo un día que un título es comprobante del paso por la universidad, pero no siempre es garantía de saber aprovechar las oportunidades.

coaching 13A los segundos de haberla escuchado, me di cuenta de que la empresa debía contar con más personas como Inés: decididas, arriesgadas e íntegras. Quizá era yo la que me arriesgaría al contratarla, pero quise probar y le ofrecí un puesto de asistente y solo de medio tiempo. No me equivoqué, Inés se convirtió en un elemento clave de ese departamento, logró entrar a la Universidad y aún sigue en la compañía, ya con otra ubicación por supuesto.

Después de mucho tiempo, Inés me confesó que ese mismo currículum había sido enviado a innumerables compañías y que solo yo me había puesto en contacto con ella. Pensé entonces en el trabajo que los reclutadores hacemos. Quizá debemos recuperar esa palabra tan magnífica: curiosidad.

volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2017
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.