Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

Clima laboral en la empresa. No seas parte del problema

clima-laboral-en-la-empresa-no-seas-parte-del-problema¿Te gusta tu trabajo pero no el ambiente que hay en tu empresa? El empleo puede ser ideal: estás en tu área, hay buenas proyecciones de superación y el salario no es nada despreciable. Sin embargo, la interacción con tus compañeros es cuestionable, la relación con tu jefe no es la más recomendable y muchos de tus colegas mantienen

una actitud ríspida y negativa, lo que, inevitablemente, crea rumores y bulos que terminan por afectar a alguien ¿Cuál es la causa de un mal ambiente de trabajo? ¿Se puede prevenir? ¿Es posible mejorarlo? ¿Qué hacer para no formar parte?

¿A qué se debe una “mala atmósfera”?

Para entender las causas que generan un ambiente de trabajo inquietante, es imprescindible saber a qué nos referimos cuando hablamos de clima laboral. El clima laboral es el medio ambiente físico y humano en el que se desarrolla el trabajo cotidiano. Un buen escenario influye, de manera directa, en la satisfacción de los empleados y por ende, en la productividad. Una buena interacción entre quienes forman parte de una organización, se verá reflejada en los resultados de todos y cada uno de los individuos ¿Por qué es tan importante? Muy sencillo: un escenario estable y favorable reduce los posibles costos de la rotación de personal, la impuntualidad o el ausentismo, la duplicidad de funciones (hartazgo a largo plazo), la insatisfacción laboral (renuncias) y propicia una mayor inversión de capital en la contratación de nuevo talento.

 

¿Qué provoca que las empresas “se enfermen"? Factores hay muchos y muy distintos, influyen multiples circunstancias como el giro de la empresa, el número de empleados, la ubicación geográfica, la cultura organizacional y hasta la situación económica del país. Sin embargo, existen elementos de carácter interno que afectan directamente las relaciones entre los distintos niveles y que, de no ser atendidos, pueden incluso llevar a cualquier negocio a la quiebra.

 

Veamos algunos de ellos:

 

 

coaching 04

CRISIS CORPORATIVA

Muchas veces nos enfrentamos a situaciones de la empresa que nos llevan a un estado de inestabilidad, confusión, irritabilidad o incertidumbre. Pueden ser consecuencia de una fusión con otra compañía, cambios de directivos, relevos sin previo aviso, resultados por debajo de lo esperado, falta de dirección estratégica o toma de decisiones nunca comunicadas. Todo esto genera que los empleados se sientan “fuera de juego” e inevitablemente, da origen a los rumores y sospechas que terminan creando un ambiente de dudas, en el cual, muchos de los trabajadores inician una búsqueda frenética de empleo en otro sitio, descuidando su labor actual y sumando un problema más a la empresa.

 

AUSENCIA DE LÍDERES

Una auténtica cabeza empresarial se esmera en comunicar de manera constante los cambios y las decisiones de la compañía, trata de establecer lazos de confianza entre todos y cada uno de sus empleados. Cuando un directivo deja de cumplir sus responsabilidades, evita delegar trabajo y propicia malos entendidos, su credibilidad se pone en riesgo, pues suele confundir autoridad con mando. Un mal jefe es el principal factor de riesgo para que todo un departamento se sienta desmotivado. Los líderes comunican, intercambian opiniones y hacen sentir a sus subalternos como una pieza clave en los procesos.

 

 

TRABAJO EN EQUIPO INEXISTENTE

Reuniones constantes y prolongadas a puerta cerrada entre los directores o coordinadores sin resultados a comunicar, provocan incertidumbre, uno de los males más virales de lasempresas según los expertos. Los altos mandos tienen una labor inaplazable, la de hacer girar toda la rueda y checar que ésta no se detenga. No tiene sentido ejecutar acciones sin considerar el trabajo de los demás. Las relaciones laborales se entorpecen si un empleado no encuentra en su jefe una plataforma sólida de respuestas y una realimentación constante. Las reuniones semanales son una de las estrategias más eficaces para encontrar aquellos “engranes” mal aceitados. Es responsabilidad de los directivos evitar las malas actitudes entre los empleados, en ellos está la obligación de identificar comportamientos inaceptables y evitar su propagación.

 

¿Puedo ser parte de la solución?

¡Por supuesto! Basta con decidirse y empezar a dejar parte de esta problemática. Universo Laboral te da algunos consejos que seguramente harán que tus días en la oficina dejen de ser momentos afligidos y se conviertan en horas de total productividad en un ambiente relajado.

  1. coaching 05Deja la actitud negativa. Concéntrate en tu trabajo y evita charlas con personas que están realmente al borde de la renuncia. Recuerda que hay gente muy quejumbrosa con actitudes muy lastimeras. Expresa tu sentir con tu jefe si lo consideras pertinente, después, vuelve a tu oficina y continuia con tus tareas, tu misión de comunicar está cumplida. 
  2. Si la situación va más allá de un simple ajuste (hablemos del temido mobbing) y tu jefe no ha tomado cartas en el asunto, envíale una carta por escrito con copia al departamento de Recursos Humanos, reiterándole que quedas a la espera de su respuesta.
  3. Si logras detectar cosas que pueden levantar la moral al resto del equipo, házlas. Servir un café a un compañero o un reconocimiento al trabajo de otro, no te llevará más de 5 minutos y podrás relajar el ambiente.
  4. Si eres un supervisor, recompensa una buena actitud. A todo el mundo le gusta ser reconocido. Una invitación a comer o un pequeño presente puede marcar la diferencia. Llevar galletas o dulces puede hacer que los empleados descontentos se muestren más flexibles a las pláticas.
  5. Muchas empresas desempeñan sus labores en espacios muy reducidos o nada acogedores. Sin exagerar, decora tu lugar. Una postal o un portarretrato hará que te sientas mucho mejor. O simplemente depura tu escritorio o archivo frecuentemente para tener un lugar ordenado.
  6. Si te lo permiten, escucha música relajante. Está comprobado que la música aumenta la productividad.
  7. Toma dos descansos de 15 minutos. Camina por la calle. Esto te ayudará a mantenerte activo y alerta.
  8.  Preséntate al trabajo lo mejor vestido posible. La confianza y seguridad harán que te sientas más receptivo.
  9. Aliméntate con refrigerios saludables. Evita la comida pesada. Sentirte "ligero" liberará endorfinas que mejorarán tu actitud.
volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2017
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.