Menu
RSS

portalul home

A+ A A-

Encontrar tu vocación

encontrar-tu-vocacionLa voz de mi amiga Josefina sonaba con cierta preocupación al otro lado de la línea: “mi hijo acaba de abandonar la prepa; dice que no quiere seguir estudiando y que nada le interesa ¿Qué hago?”

Concertamos una cita en su casa y mientras me dirigía a cumplirla me iba preguntando cuál sería la mejor manera de prestar alguna ayuda; ella es una gran amiga, y conozco a su hijo desde que era muy niño, un muchacho reposado, huérfano de padre y muy aficionado a pasar largas horas jugando videojuegos. Inmediatamente pensé en mis recursos de psicólogo: la prueba vocacional de Kuder, una buena entrevista y tal vez un consejo bien intencionado bastarían.

La conversación estuvo rociada en abundancia de buen café y endulzada con pastelillos árabes (que me encantan); oí las quejas de mi amiga y su interés por que su hijo fuera “alguien en la vida”. Escuché con atención y pedí hablar con su hijo más tarde, a lo que accedió.

Cuando estuve frente a él, le pregunté: ¿Así que has dejado tus estudios? Me contestó: “así es ¿Para qué estudiar? Soy malo para las Matemáticas, la Historia y la Literatura son materias inútiles, la Biología está bien para los que van a Medicina y yo no quiero nada de eso”.

Mentalmente, deseché el Kuder y todo mi plan preconcebido. Volví a preguntar: ¿Y ahora, qué haces? Hago dibujos, replicó. Me mostró algunos de ellos: El Hombre Araña, personajes de comics japoneses y cosas por el estilo, simples copias, aunque bien hechas. Nada que revelara un talento especial para el dibujo.

La vocación no siempre es un llamado poderoso que nos hace realizar hazañas como las de Don Quijote de la Mancha. Casi siempre es una débil vocecita que compite en desventaja con poderosos mensajes que nos envía la sociedad para convertirnos en algo que no deseamos, pero a la que debemos prestar atención si realmente queremos ser felices

Callé mientras él recogía sus trabajos. Observé a mi alrededor y lo que vi me dio una pista: había banderines del América, sus sábanas eran del América, tenía fotos y estampas de jugadores de futbol en las paredes y vestía una camiseta de la selección mexicana de futbol. Entonces le pregunté: ¿Te gustaría ser comentarista de deportes? “Sí, mucho, me dijo. Me sé las posiciones de los equipos en el campeonato y la trayectoria de los jugadores más importantes y todo eso. Tengo recortes y también archivos”.

Entonces —le dije— “tendrás que estudiar periodismo o comunicación, pues no aceptan personas sin estudios en esos ambientes”.

De esto hace muchos años: hoy, el hijo de Josefina es Licenciado en Periodismo, ha sido subdirector de una importante publicación especializada en deportes y actualmente presta sus servicios en un conocido canal deportivo de televisión.

volver arriba
Copyright © Todos los derechos reservados

Akari Technologies | Grupo Universo Laboral
Diseño | Naiko Global Business México
México 2017
 Logo-UL2014

Otros Servicios

Revista Universo Laboral Digital
Portal Universo Laboral
Top Job News

Aviso de Privacidad | Contacto | Inscripción al boletín electrónico
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.