Sábado, 19 Enero 2019 20:00

Super femeninas, faldas y vestidos para el trabajo floreciendo en primavera.

Written by Susana Dávalos

¡Atención mujeres! la cantidad de opciones que tenemos para vestir es por poco infinita, y hablando de faldas y vestidos en esta ocasión como tema central de nuestro artículo, se abre otro abanico de cientos de posibilidades para elegir.

La falda es una prenda versátil y adaptable a cualquier situación por sus tantos diseños, cortes, texturas, estampados y formas de combinar con otras prendas y accesorios. Por su parte el vestido es la prenda que caracteriza a una mujer, nos da cierto aire romántico y sensual.

Cabe recordar que muchas de las mejores marcas del mundo,(Louis Vuitton, Giambattista Valli, Prada, entre otros), le dieron protagonismo a las faldas en cientos de sus versiones desde el otoño pasado. Continuando con esta tendencia llegan las propuestas de temporada primavera-verano con nuevas formas y telas idóneas para los próximos días de calor. Tomaremos entonces, de lo que nos presentan, los diseños que se adecuen al mundo laboral. Por otro lado están también los cortes clásicos como el traje sastre que nunca pasa de moda. Así, dependiendo de la edad, complexión y estatura encontraremos el diseño ideal para cada mujer.

  • Falda entubada: Éste es el idóneo para la oficina, sobre todo en puestos altos, pues es el más formal. Recomendado para mujeres de toda edad y de preferencia de complexión delgada ya que va ceñida al cuerpo. El largo puede ir de arriba de la rodilla hasta media pierna -ni más arriba, ni más abajo-, las más jóvenes y delgadas pueden usar prints florales, a rayas o cuadros, siempre y cuando el resto del atuendo sea liso y se utilice un saco o suéter abierto para darle el toque formal. Para las mujeres mayores se recomienda usar la falda lisa y en colores neutros, (blanco, negro, gris, café… o el camel que está muy in). En cuanto a texturas para este tipo de falda está la gabardina, el algodón y el lino entre otras telas frescas. No olvidemos los talles altos que siguen en boga y con los que se debe llevar siempre la blusa fajada.

  • Falda corte A: Es la que tiene más variantes y forma óptima para toda complexión, por lo que si eres llenita es la que más te conviene por ser holgada. El largo recomendado para toda mujer es desde encima de la rodilla hasta media pierna. Aquí se pueden aprovechar al máximo los prints, pues lucen muy bien sobre telas vaporosas y con movimiento como la gasa, el tul, el chifón y la seda. Plisada o drapeada, para esconder pancita, son otras opciones para cualquier edad, y con volantes para las jóvenes, pero sin exagerar con el volumen para que no parezca que van a una fiesta en vez de a laborar.

  • Minifalda: A criterio y contexto para las mayores de 35 años. Recomendable como más corta, a medio muslo. Debe ser de tela rígida y fina, (gabardina o crochet, entre otras), para darle la formalidad que le falta. Úsala con medias en tonos neutros, lisos y con flats o tacón bajo.

  • Falda larga al tobillo: Suele dar una imagen radical pues de acuerdo con el tipo de tela puede ser muy elegante y conservadora o caer en la onda bohemia y ninguno de esos dos estilos es recomendable para asistir al trabajo.

  • Traje sastre con falda: No hay mucho que decir, este es el clásico que no pasa de moda, si te sientes más cómoda no teniendo que decidir entre combinaciones, úsalo que no habrá error. Sólo fíjate que tenga una buena tela, de preferencia no sintética, pues esto puede hacerlo lucir barato. Puedes mandarlo a hacer, lo que lo convertiría en un verdadero traje sastre a la medida.

Hablando ahora de vestidos, lo que hay que hacer, es seguir las mismas reglas de los cortes y texturas de las faldas, que sustituirán a la parte inferior de los recién nombrados. Por otro lado, hay que tener cuidado con los escotes, no deben ser muy pronunciados, fuera de eso cualquier forma de cuello va bien. Si tu complexión es robusta, no lo lleves estampado pues te hará ver más voluminosa. Para mujeres maduras se recomienda usarlos con mangas , no importa a que altura, y por último, debes acompañarlo con saco o suéter abierto al igual que la falda. El detalle más aprovechable de un vestido es el talle y acentuar la silueta con un cinturón te dará un muy buen toque, si sufres de falta de cintura ponte vestidos fruncidos por debajo del busto pues es la segunda parte más angosta del cuerpo.

Tips

  • Para acompañar, las medias han regresado a ser parte de todas las mujeres, si eres joven tienes la opción de no usar nada que cubra tus piernas, pero si te gusta este viejo y renovado complemento, adelante, úsalas en colores sutiles y las mallas déjalas por el momento.
  • Fíjate bien que la falda o el vestido sean para usar de día, es decir que no sean brillosos, que no tengan pedrería, demasiado volumen ni plumas ni lentejuelas.
  • Si usas falda o vestido en colores vivos, la parte superior debe ir en tonos neutros y accesorios escasos y sutiles.
  • Entre más bajita seas, debes usar la falda lo más arriba de lo que te aconsejamos.
  • Cuida muy bien la forma en la que te sientas, sobre todo con la minifalda, no querrás perder el porte y escandalizar a todos.

Como puedes ver opciones hay, deja un poco de lado al pantalón y atrévete al cambio, la falda y el vestido pueden ser igual de cómodos y formales pero te darán además ese toque femenino y ese look ultrarefinado que te hará sentir sensacional.

Read 183 times
More in this category: « Tips veraniegos

Las más leídas

Últimas Publicaciones