Miércoles, 16 Enero 2019 19:37

Cómo construir tu reputación en línea

Written by Matías Bahena Voight

Hasta hace muy poco tiempo, la única manera de hacer negocios en cualquier parte del mundo, consistía prácticamente en la confianza generada entre dos personas que se conocían de manera personal y que poseían un grado de confianza muy alto, lo suficientemente fuerte como para arriesgarse en un negocio.

La libreta de direcciones de un empresario era de suma importancia, pues contenía los datos de una persona y era la herramienta que permitía el contacto a través de otros medios. Los inconvenientes de este sistema eran diferentes y aunque la tecnología facilitó el almacenamiento y administración de estos datos, la actualización de los mismos, dependía enteramente de qué tan cerca era la relación con una persona, haciendo que al paso del tiempo, la información se hiciera obsoleta y poco útil.

Al mismo tiempo, un empresario confiaba únicamente en aquellos colegas con los que había tenido alguna experiencia laboral o bien con aquellos, que debido a una relación personal, tuvieran una reputación sólida y confiable. De esta manera la posibilidad de hacer negocios con un desconocido era prácticamente nula, dependiendo siempre de que un tercero, actuara como un mediador que iniciara el largo proceso de reconocimiento.

Aunque el concepto de “Networking Profesional” no es algo nuevo, es a últimas fechas cuando este concepto ha visto su mayor crecimiento, gracias, en parte, a que las herramientas tecnológicas nos han permitido cambiar la manera en que trabajamos este relacionamiento; es decir, gracias a la aparición de nuevas herramientas para el intercambio de datos como las llamadas “Redes Sociales Profesionales”, una persona puede entrar en contacto con otra en diferentes latitudes, desde alguien dentro de una misma organización, hasta un profesionista en empresas de países al otro lado del mundo.

Mientras hace algunos años en nuestro país, el networking, se limitaba a ser una herramienta para la búsqueda de empleo, actualmente el verdadero potencial de una red profesional radica en el intercambio de información de valor y la generación de contactos con intereses profesionales comunes.

Para la generación de un networking profesional correcto, no hay normas escritas. De hecho, en esta disciplina hay mucho de sentido común y “buen hacer”. Sin embargo, para establecer una red de contactos sólida, es necesario tomar una serie de acciones que nos permitan sacar el mayor provecho posible y que sintetizaremos a través de las “5v’s”, del networking:

Valor. A diferencia de una red social de entretenimiento, es indispensable recordar que en una red profesional, hacer contactos de negocio, no es una acción tan sencilla como hacer clic a las invitaciones que nos lleguen. En este nivel de profesionalidad es necesario hacer conexiones a través de una “estrategia” que se base en:

    1. Analizar cuáles son mis áreas de interés prioritarias, para qué quiero desplegar mi red de contactos
    2. Definir qué acciones tomaré para mantener el interés y la comunicación con estos contactos

Visibilidad.

Ser visible dentro de una red social profesional, es decir, crear y provocar continuamente nuevas situaciones de network, como pueden ser:

    1. Mantener un perfil actualizado en donde mostremos cuáles han sido nuestros logros laborales más significativos, las empresas donde hemos laborado y las industrias de nuestro interés.
    2. Participar en los foros de debate y empresariales genera una mayor visibilidad entre aquellos miembros de la red que no son contactos directos pero que se interesan por un tema en específico, y al mismo tiempo puede posicionarnos como un líder de opinión.
    3. Compartir noticias por otro lado, habla de cuán enterados estamos de las nuevas tendencias dentro de nuestra rama profesional y muestra a nuestros contactos que somos personas comprometidas y enteradas del medio en el que nos desenvolvemos.

Veracidad.

Una red social profesional, como cualquier medio de generación de negocios, se basa en la confianza, por lo que es indispensable generar un perfil con información fidedigna que pueda ser verificada, ya que recordemos, las redes sociales profesionales pueden ser el potencializador de una mejor situación laboral. El desarrollo de una correcta estrategia de networking, debe convertirse en una filosofía de vida, en donde le dediquemos un tiempo específico al desarrollo de nuestra reputación online. No podemos hacer de esta actividad algo esporádico pues puede resultar perjudicial para la manera en cómo somos percibidos por los demás miembros de la red.

Vinculación.

La mejor manera de iniciar nuestra participación en una red social profesional es a través de la participación “sin fines de lucro”, es decir, lo mejor es actuar sin esperar nada a cambio. Es innegable que el principal objetivo de este tipo de redes es la generación de contactos efectivos de negocio, pero éste deberá ser siempre un objetivo secundario. La autenticidad de nuestras participaciones a través de las diferentes herramientas consolidará dos conceptos fundamentales en el networking digital:

    1. Net-Reputación
    2. Net-Liderazgo

Sea cual sea el tamaño de nuestra red de contactos, lo mejor es esforzarse en potencializar ésta riqueza. Presentar nuestros contactos a terceros, es la mejor manera que tenemos para que todos resultemos ganadores.

Velocidad.

Hay que tener claro que los resultados de generar una red de contactos profesionales no van a ser inmediatos. Ganarse la confianza de una persona, aún a través de internet requiere de una inversión de tiempo mayor. Debemos estar totalmente consientes de que lo que logremos en el corto plazo es sólo la punta del iceberg de los que permiten que la red empiece a “funcionar sola”. El momento en que nuestra red de contactos hable de manera proactiva acerca de ti y de lo buenos que son tus servicios o cualidades profesionales. Y eso sólo se consigue demostrando “lo que se vale” y obteniendo la confianza de los demás, que por cierto, cuesta mucho de ganar y muy poco de perder.

Cada uno de los puntos anteriores es parte indispensable en el desarrollo de una estrategia de networking exitosa. Es imposible omitir alguno de los pasos si es que deseamos tener una red de profesionistas a quienes podamos acudir en caso de solicitar un servicio o bien si es que queremos estar en la mente de nuestros colegas al momento que quieran desarrollar algún negocio.

Así como hace varios años un apretón de manos significaba cerrar con éxito un trato, hoy en día tener un despliegue de relaciones virtuales a través de una red social profesional, es sinónimo de una mejor reputación y por ende una mayor probabilidad de hacer negocios. La web se ha convertido en el mayor escaparate de la marca personal de un profesionista y es justamente en este escaparate en donde todos debemos mostrarnos si es que queremos ser vistos como los líderes a seguir.

Read 376 times

Las más leídas

Últimas Publicaciones