Miércoles, 27 Febrero 2019 22:41

La entrevista laboral

Written by Redacción Universo Laboral

¿Te han llamado para informarte que eres uno de los seleccionados? Perfecto, tu currículum ya hizo su parte, ahora conviene que profundices en el giro de la empresa. Investiga mediante revistas especializadas, periódicos, Internet o directamente en la compañía, su historia, posicionamiento en el mercado, los productos que maneja, servicios, cultura organizacional, y como se encuentra  financieramente, etcétera.

Con estos elementos y con la seguridad de que ese es el trabajo que estabas buscando, estás listo para presentarte ante el entrevistador. Pero antes, tendrás que ocuparte de tu imagen personal, que es  en todo caso la responsable de causar la primera impresión, además de contribuir a sentirte bien con tu apariencia física que impacta en tu autoestima y confianza. Varios especialistas, coinciden en los siguientes consejos, a saber:

En mujeres: manos y uñas cuidadas, preferentemente cortas o medianas, con colores claros o brillo. Maquillaje discreto. Cabello natural, pero bien peinado.

En cuanto a tu vestimenta debe ser sobria, en tonos azul, gris o negro. Evita la ropa ajustada y las faldas muy cortas. Tu calzado debe lucir limpio e intenta que combine con tu bolso o cinturón.

En hombres: manos limpias y uñas cortas. El cabello corto y bien peinado, sin utilizar gran cantidad de gel.   

Un traje sastre aseado y bien planchado, con una corbata discreta (sin el demonio de tasmania, etc.), y camisa de manga larga, son suficientes para mostrar seriedad y profesionalismo. No olvides bolear tus zapatos.

No se trata de comprar la ropa más cara, sino de proyectar pulcritud, orden, disciplina, seguridad y profesionalismo.

Ahora bien, existe todo tipo de entrevistas, libres, dirigidas, semidirigidas, etcétera, de modo que no quieras aprender todas las formas en que vayas a ser cuestionado, ni pretendas aparentar lo que no eres. Si te atiende un profesional rápidamente se dará cuenta y jugará en contra tuya. Nada mejor que ser como se es.

Llega en el horario justo – quizá 10 minutos antes-. Saluda a quien te recibe, con un apretón de manos –ni ligero, ni fuerte-, no pierdas contacto visual. Permite que sea el o ella quien inicie la entrevista. No intentes tomar el control de la misma. Relájate, siéntate cómodo –sin desparramarte, por supuesto- y trata de lograr un acercamiento con el reclutador, utilizando palabras sencillas, pero ponle feeling; intenta caerle bien, no exageres cuando ponderes tus propias virtudes. Habla lo justo y necesario y, si es posible haz algunas preguntas sobre la empresa.

No alargues la charla si él quiere suspenderla, sé veraz en las cosas fundamentales y sincero; finalmente infórmate que es lo que sigue en el proceso de selección, y evita el hostigamiento. Agradece el tiempo que te dedicó con amabilidad.

Sé coherente, asertivo, eres quien eres, y lo peor o más difícil es querer dar una imagen distinta de la que tienes. “Sé tú mismo, pero sé lo mejor de ti mismo”. Recuerda que a través de la investigación de la empresa y de tu trabajo interno es sencillo presentarse con serenidad, y aplomo.

¿Cuáles son las preguntas más comunes durante la entrevista laboral? te invitamos a conocerlas.

Read 556 times

Las más leídas

Últimas Publicaciones