Sábado, 20 Abril 2019 21:16

México: País de Empresarios

Written by Circe González Garzón

En México hay más de 3 millones de PYMES que representan a más de un 90% del sector privado, según datos de la Secretaría de Economía.

Hemos sido testigos de varios casos de proyectos que han alcanzado el éxito: de algún compañero que dejó su trabajo o acabó la carrera y creó su propia empresa. Los comentarios surgen al respecto: “¿Cómo una idea pueda materializarse en un negocio rentable y exitoso en nuestro país?’’. No hay edad límite para tomar el camino de innovación y pulir tu perfil emprendedor.

El fomento de la actividad emprendedora está alcanzando cada vez más trascendencia en el país. Desde un nivel local se están iniciando programas para difundir la cultura emprendedora y facilitar la creación de nuevos negocios. Los especialistas concluyen que esta generación de líderes empresariales son el motor de la economía pues hacen las cosas de forma diferente, más eficiente y con menos recursos.

¿Qué se valora más en un emprenderor en nuestro país?

La diferencia entre ‘negociar’ y ‘emprender’, radica en el término de responsabilidad social, lo que prevalece en la innovación mexicana. Para que un emprendedor tenga impacto en la economía debe crear un negocio que repercuta en la multiplicación del empleo.

Es admirable reconocer que en el perfil del emprendedor mexicano, a pesar de las barreras que les imponen las autoridades, la sociedad, las políticas financieras, los competidores, y hasta algunos clientes, los innovadores siguen adelante, confiados en que su proyecto y modelo de negocios generará valor y transformará al país.

Filosofía empresarial

Lo interesante en el perfil del emprendedor mexicano es el cambio que ha experimentado en los últimos años: es más maduro. Está saliendo al mercado con un mayor enfoque hacia la creatividad. Su premisa básica es vender u ofrecer un servicio que ya existe de un modo distinto. Lo atractivo es su propuesta de valor, descubrir qué brinda y  que los demás no dan.

Es un hecho que muchos tienen lo que se llama “buenas ideas”, que proponen soluciones, innovan o hacen más eficaces las cosas.”No basta con quedarse en el nivel de las ideas, sino hay que ponerlas en práctica y llevar a cabo el trabajo necesario que permita su trascendencia e impacto, nuestra actitud repercutirá en un negocio con calidad”, asegura el licenciado Francisco Alvarado, administrador de empresas.

El que no arriesga no gana

Una inversión de arranque de $250 mil pesos no evidencia que las empresas están encaminadas al fracaso, más bien significa que los emprendedores proyectan muy bien el negocio pero no a corto plazo y poseen  la audacia de ejecutar, y ya después tomaron decisiones de expansión.

Las empresas no deben estar sujetas a la suerte del destino, más bien deben tener el arrojo para tomar decisiones ya que, cuando éstas se presentan, se generan negocios exitosos. “Las oportunidades se presentan cada vez más de manera aleatoria y debemos aprovecharlas, además una clave de éxito en el emprendimiento mexicano, es que los involucrados aprenden de sus tropiezos y van conociendo cómo administrar sabiamente sus recursos financieros”, expresa el licenciado Alvarado.

Mexicano precavido vale por dos

En la época actual se respira un alto nivel de competitividad hay proyectos que se  convirtieron en un éxito potencial, sin embargo, también existe el panorama opuesto, es decir, el curso del negocio se ha tornado desalentador.

En la mayoría de los casos los obstáculos que impiden alcanzar el éxito empresarial, es una suma de factores. De acuerdo con el licenciado Alvarado, entre los más comunes se encuentran: la ausencia de un sistema de administración formal, el crecimiento por encima del ritmo sostenible, fallas en el control de costos, escasa mercadotecnia, las inversiones no productivas, y la más importante, la carencia de mentalidad empresarial y de adaptación a posibles dificultades del entorno. 

Capacitación: invierte en ti, invierte en tu negocio

Hoy como nunca, la capacidad competitiva de las empresas depende en gran medida del conocimiento y la competitividad de su capital humano.

El desarrollo de los recursos humanos es central ante el reto tan importante que las empresas enfrentan. “La capacitación empresarial es una estrategia que debe fomentarse en el emprendedor mexicano”, apunta el experto Alvarado.

Los innovadores están en constante aprendizaje, crecen individualmente, establecen alianzas con otros individuos, coordinan el trabajo a realizar, se ponen de acuerdo para introducir mejoras, en otras palabras, una buena capacitación facilita el camino a la eficiencia.

Incubadoras de negocios: asegura tu éxito

Ante estas situaciones no basta con ser emprendedor; debe existir un medio dinámico capaz de complementar las características individuales con componentes de carácter empresarial. El mecanismo más eficaz para promover tal articulación es la creación de organizaciones híbridas denominadas incubadoras de empresas.

“Estas organizaciones han logrado generar modelos de desarrollo estableciendo servicios y apoyos, aprovechando programas y subsidios estatales, asociaciones con organismos privados y universidades”, manifiesta el administrador de empresas.

Sus ventajas son visibles, ya que facilitan el proceso de aplicación de nuevas tecnologías, se germinan empresas altamente calificadas y con ello se contribuye al desarrollo industrial del país.

Diagnóstico: fomento de financiamiento

Los emprendedores mexicanos consideran que la falta de acceso al crédito es uno de los obstáculos más importantes para desarrollar sus negocios seguido de la inflación, impuestos, trámites, regulaciones, corrupción e inseguridad. Las altas tasas de interés, las exigencias para constituir garantías, y la falta de acceso a los mercados de capital y el financiamiento de largo plazo constituyen los principales problemas identificados por parte de las PYMES.

Frente a todas estas condicionantes, el mayor reto de los emprendedores es sortear obstáculos. Los innovadores exitosos son los que hoy tienen un negocio, están empezando pero están visualizando dónde estarán, qué van a hacer para crecer y adelantarse a todos los demás. La visión empresarial tiene que abarcar un proyecto a corto, a mediano y a largo plazo.

La cultura emprendedora que México necesita se tiene que lograr mediante una transformación individual. La apuesta por la nueva ola de innovadores en nuestro país se enfoca a incrementar la actividad económica, la disposición a convertirse en empresario es alta. En la gran diversidad de actividades que se realizan en México, se nota la inventiva, la iniciativa, el empuje y la gran variedad de ideas, materias primas para emprender.

Read 386 times
More in this category: « Emprendedor o empleado