Miércoles, 27 Febrero 2019 12:57

El trabajo ideal es el que realmente deseas, ve tras él.

Written by Redacción Universo Laboral

¿Eres recién egresado, estás a punto de serlo, o quizá quieres cambiar de trabajo?, pensando en ello, repasamos el contexto en el que se desarrolla todo proceso de selección y reclutamiento, a modo de facilitarte el camino y brindarte certeza y confianza suficientes para obtener el empleo que estás buscando.

Entonces porque no comenzar por realizar un breve autodiagnóstico, que contemple:

Tus objetivos de vida, con preguntas tales como: ¿qué deseo para mi?, ¿hasta dónde quiero llegar?, ¿cómo me visualizo en tres años?, ¿qué tipo de trabajo prefiero o puedo realizar?, ¿en qué empresa, y con qué clase de personas prefiero convivir?, ¿qué puedo ofrecer a las empresas en términos de conocimientos teórico-prácticos, habilidades, y experiencia obtenidos a lo largo de mi carrera u otros empleos?

Identifica tus habilidades y experiencia. No dudes, por ningún motivo, que posees ambas c aracterísticas, pues si bien, en caso de ser recién egresado, careces de práctica en el ámbito del trabajo empresarial, esto no quiere decir que no las hayas adquirido durante tu formación académica. Mientras que si cuentas con trabajos previos, es obvio que las habilidades y la experiencia están ahí.

Sí tu caso es el primero, simplemente debes  remitirte  a los trabajos ordenados por  maestros, presentaciones de fin de curso, proyectos realizados en clase (entrevistas, mesas de trabajo, sesiones especiales, publicaciones), la tesis, y otros medios de aprendizaje, así como a aquellas actividades extracurriculares que fueron moldeando tu personalidad, por ejemplo, voluntariado, de recreo, deporte, trabajos eventuales, ocupaciones de verano.

Si perteneces al otro grupo es vital resaltar tus aptitudes, capacidades y logros en las empresas en las que has laborado. Siempre saca a relucir lo más posible tu experiencia, la capacitación que poses, los campos que dominas y detalla brevemente con cifras y datos las metas que has conseguido y en que tiempo lo hiciste.

Realizando este ejercicio de forma objetiva y concienzuda –sin deparar en los errores o frustraciones pasados, sólo abócate a reflexionar en esos buenos atributos- , vas a toparte con aquellas fortalezas que quizá no habías detectado, tales como: persuadir, comunicar, representar, analizar, supervisar, escribir, etc. Cualidades todas ellas que finalmente decantan en las más buscadas por los departamentos en recursos humanos: Habilidad para comunicarse oralmente y por escrito, para negociar, liderar, generar propuestas y para trabajar en equipo.

Todas estas experiencias personales son tan valiosas que pueden ser rentabilizadas en un proceso de selección. Se trata de ensayos válidos que pueden ser incluidos brevemente en tu currículo, o emplearlos como punta de lanza para responder en la entrevista.

Una vez concluido este ejercicio, elabora tu currículum vitae (CV). El siguiente paso es la búsqueda del empleo, y el método más popular en esta época es mediante los portales de empleo.

Read 99 times