Miércoles, 12 Febrero 2020 11:07

¿Cómo negociar un aumento salarial?

Written by Redacción Universo Laboral

El tiempo pasa, tus responsabilidades y horario de salida aumentan. ¿Será el momento indicado para solicitar lo que crees merecer? Entérate de qué debes tomar en cuenta.

Para empezar… ¿ya lo solicitaste? Suena tonto pero en muchas ocasiones el aumento salarial no se da porque no lo pides. Así de simple…. Conozco una amiga que llevaba dos años con el mismo salario. Cuando una empresa le ofreció ganar 60% más de lo que percibía, ella a su vez, se lo comentó a la jefa; inmediatamente le hicieron una contraoferta de ganar 75% más y además le dijeron: “Si hay alguien muy importante para nosotros en la empresa, esa eres tú. No sabíamos que deseabas ganar más”.

Claro, ese es un caso en el que, lo único que faltó fue valor para pedir lo justo pero, el miedo impedía solicitarlo. Existen otros más comunes en los que efectuar una negociación para ganar más no es tan sencillo pero, tampoco es imposible. De entrada, te diré que muchos expertos en recursos humanos aseguran que la mayoría de empresas contemplan presupuestos para satisfacer aumentos salariales.

Antes de realizar cualquier intento por lograr un aumento salarial, prepárate y planea, tomando en cuenta los siguientes aspectos:

Motivación

Un primer argumento que puedes usar en tu favor es que: con un aumento se beneficiarán tanto la empresa como tú. Porque si estás motivado es factible que rindas más y realices mejor el trabajo. Así que, ambos ganan. Además, es una manera de reconocer tus necesidades y tus capacidades. Saber que si bien el jefe puede ser duro, también hace lo correcto y provoca que sigas motivado.

La competencia

Para ofrecer más argumentos a tu favor, recaba información sobre otras empresas y puestos similares al que ocupas. Valora tu desempeño: tus años de experiencia, tiempo en la empresa, el tipo de trabajo que efectúas y tus responsabilidades. Toma en cuenta: la oferta y la demanda; los niveles salariales; si tu perfil profesional es muy solicitado o no, etcétera. Así sabrás en qué situación te encuentras comparado con los profesionales de tu especialidad. También puedes efectuar un comparativo con los compañeros dentro de la empresa, en puestos parecidos.

 …“Las situaciones que definen claramente merecer un aumento de las percepciones son el desempeño medible, consistente y destacable en el trabajo realizado, aumento de responsabilidades y por ascenso o promoción” opina  Miguel Ángel Frau, Talent Recruitment de Revlon.

…“En ocasiones al haber concluido un proyecto de gran magnitud y/o impacto no existen posiciones a las que pueda crecer la persona, entonces, se le otorga un aumento salarial. Otra razón es para nivelarlo con el resto de los compañeros con rango similar o igual”  asevera Eduardo Szymansky, Asesor Senior de Reclutamiento y Selección Corporativo de Grupo Modelo.

Planifica y prepara la entrevista

No improvises y elabora una propuesta seria (usa cifras comparativas, gráficas, etc.) para que la puedas explicar (escríbela para que no olvides detalles importantes). Si tienes una guía será difícil que no recuerdes lo esencial. También puedes videograbar tu “actuación” (solicita a un amigo que te ayude simulando ser tu jefe) para que refuerces tu actitud y seas convincente.

Habla sobre lo que aportas

Para respaldar tus requerimientos, exalta tus logros. Menciona los objetivos que has alcanzado y que han contribuido con la empresa. Imprime en la mente del jefe el hecho de que su éxito depende de sus colaboradores más cercanos, como tú. Recuérdale de una manera concreta y directa cuánto vales. (Usa ejemplos: ¿Por qué mi presencia significa dinero en la empresa?, habla de las mejoras en cuanto a operaciones de negocios y ganancias desde que estás allí; menciona cómo le ahorras dinero o tiempo a la empresa, etcétera).

…“Absorber mayores responsabilidades, obtener nuevos conocimientos y sobre todo el logro consistente en alcanzar los objetivos fijados por la organización son factores que pueden justificar un aumento de salario” asegura Roberto Rangel, del Centro de Excelencia de Recursos Humanos de Novartis México.

Cuándo y dónde

Solicita una cita. Formaliza que la entrevista se lleve a cabo en un lugar tranquilo, sin interrupciones y en un ambiente favorable (nunca en el pasillo, ni en momentos de descanso). Aprovecha cuando la empresa haga revisiones salariales, te asciendan de puesto, enfrentes un mayor número de responsabilidades o hayas conseguido una meta importante para el negocio.

Cómo exponer los argumentos

Primero entérate de lo que el jefe opina sobre tu trayectoria profesional. De esta manera sabrás: si percibe tus fortalezas, debilidades y capacidades igual que tú. Conocerás que espera recibir de ti como colaborador, sabrás que le preocupa y cómo puedes mejorar. También con su respuesta podrás encontrar argumentos positivos para efectuar tu solicitud.

No te equivoques

Por ningún motivo amenaces (es un gran error) con que posees otra oferta y que te irás si no te dan todo lo que pides. Usa siempre ejemplos concretos y reales respecto a tus funciones. Sé positivo en todo momento, recuerda que el que se enoja pierde. No utilices motivos personales para solicitar el aumento. No hagas comparaciones de tu ingreso con personas concretas. Sé flexible para negociar, más vale conseguir una parte de las peticiones; por tanto, prepara opciones alternativas de compensaciones o prestaciones y no pidas aumentos exorbitantes que sabes no te otorgarán. Valora si realmente es momento de solicitar un aumento y ubica bien en que posición del mercado laboral se encuentra la empresa en la que trabajas.

…“No detenerse a hacer un análisis de costo-beneficio (aprendizaje, oportunidad de crecimiento-sueldo) en la empresa en la que laboras o pretender un aumento salarial porque algún compañero tuyo consiguió un trabajo muy bien pagado en un negocio familiar o por recomendación, o simplemente porque logro colocarse en una empresa que paga altas compensaciones es un error común” comenta Miguel Ángel Frau,Talent Recruitment de Revlon.

“Los parámetros para cotizarse dependen del tipo de empresa y del mercado en el que laboremos, así como del puesto. No es lo mismo una empresa farmacéutica que una de consumo o de seguros, ni tampoco paga igual una compañía de consumo pequeña que una multinacional”. Agrega Frau.

El dinero no es la vida…Plan B

Seguramente ya pensaste en una cifra específica para tu posible aumento pero, lo mejor es dar una franja salarial abierta, aunque no demasiado amplia para que puedas negociar. Basa esta cifra en los sueldos del mercado. Escucha la oferta de tu empresa y siempre muéstrate dispuesto a negociar.

Si al final no consigues el aumento esperado, usa el Plan B. Propón a tu empresa que te recompense en especie o con otras prestaciones que no poseas: Seguro de gastos médicos mayores, bono de productividad, que te paguen un curso, un diplomado o un posgrado; que te ofrezcan una promoción interna, que obtengas un horario preferencial (para madres), unas vacaciones, un coche de la empresa, pagar una parte de la colegiatura de tus hijos, etcétera.

Finalmente, otra opción es proponer que tu salario sea variable: que continúes percibiendo una cantidad fija, que aumente en caso de superar resultados profesionales estipulados. De esa manera tu sueldo podría incrementarse de 10 a 20%.

Como pudiste apreciar no resulta tan difícil pedir lo que mereces, es simplemente detenerse y pensar en una buena estrategia. No esperes más e inténtalo.

Read 140 times